Jueves, 15 de Enero de 2009

El realismo no es nada sin ti, Richard

El escritor neoyorquino nos pone frente a una sociedad acomodada

PAULA CORROTO ·15/01/2009 - 21:54h

Richard Yates (1926-1992) es un escritor masculino. Un mad-men que pertenece a la misma cuadrilla de sus compatriotas del realismo John
Updike, Philip Roth, Raymond Carver y Richard Ford. Ese grupo que supo crear literatura de cigarrillos, sexo, crisis de pareja, mujeres que no son maniquíes sino hembras, y que, sobre todo, tenía mucha mala baba para meter la cuchilla en la sociedad occidental.

Ya lo hizo con su primera novela (escribió siete), Vía revolucionaria, que aborda la frustración individual ante una sociedad cada vez más acomodada y simplona, pero siguió después con Las hermanas Grimes (1976), donde la pregunta sobre lo correcto reside en buscarse un marido y casarse (aunque te maltrate) o tener un amante tras otro. También sus relatos Liars in love (Mentirosos enamorados), escritos en 1981, muestran todo un amalgama de estos personajes desilusionados en la Edad de la Ansiedad. También prestó su bisturí a los discursos que le preparó a Bobby Kennedy y a sus artículos periodísticos.

En los últimos años se ha alabado a escritores como David Foster Wallace y Jonathan Franzen por diseccionar (y criticar) el devenir de la sociedad norteamericana, pero ni Una broma infinita ni Las Correcciones tendrían tan buen sostén sin la melancólica mirada que ya dibujó Yates de los EEUU.

Noticias Relacionadas