Jueves, 15 de Enero de 2009

Rajoy cree "letal" la financiación que aceptarán los presidentes del PP

Admite que las comunidades gobernadas por su partido no "renunciarán" al dinero

PÚBLICO ·15/01/2009 - 21:57h

Lo critica pero, al mismo tiempo, lo acepta. Mariano Rajoy lleva días cargando contra el modelo de financiación autonómica. El presidente nacional del PP considera un "disparate" que el Gobierno socialista pretenda financiar a las comunidades autónomas con deuda pública.

Para él, eso sólo supone "más impuestos", "menos facilidades para conseguir créditos" y que éstos sean "más caros".

"Eso es letal para la economía española", sentenció ayer el jefe de la oposición en Antena 3. Rajoy considera que lo que se está haciendo es exactamente lo contrario de lo que necesita la economía. Recordó que España ya es en este momento el país más endeudado, según la OCDE, y que Zapatero pretende "endeudarse más todavía".

Pero nada más acusar al presidente del Gobierno de hipotecar el futuro de España, el líder conservador justificó que las comunidades gobernadas por el PP finalmente acepten los recursos que proporcionará el nuevo modelo de financiación. Tal y como explicó, las autonomías tienen dos opciones: "recibir lo que reciben hoy" o "recibir lo que les ofrece el señor Zapatero y nadie va a renunciar a esto".

Desde que el presidente del Gobierno llamara a La Moncloa a los presidentes autonómicos, Rajoy se debate entre dos aguas, al tiempo que va elevando el tono de su crítica contra el Gobierno.

El jefe de la oposición no ha tenido más remedio que ver cómo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, salió "encantada" de su reunión con el jefe del Ejecutivo socialista. Y su homólogo en la Comunidad valenciana, Francisco Camps, otro tanto.Unificar criterios

Antes de que tener que combatir una nueva revolución interna, Rajoy mandó llamar a sus dirigentes autonómicos. El pasado 7 de enero, celebraban un almuerzo con el propósito de unificar criterios. Poco antes había anunciado en público que su intención era la de defender el interés general de los españoles, pero que comprendía que los presidentes de las comunidades gobernadas por el PP se preocuparan por el de sus ciudadanos. Preparaba el terreno.

Actual modelo

Del encuentro salió una nueva declaración del PP, denunciando que la oferta de Zapatero era "opaca y arbitraria". Los barones conservadores también calificaron de «inaceptable» que Moncloa castigara la rebaja de impuestos y premiara su subida. «El único objetivo evidente es el tacticismo a corto plazo del Gobierno para mantener sus apoyos políticos», se remarcó en el texto. El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, llegó a afirmar que él no firmaría en ningún caso si no se mantenían los "principios de igualdad y solidaridad".

Durante la Junta Directiva Nacional que el PP celebró el pasado lunes, Rajoy reconoció que se trataba de un asunto "complejo". Pero también dijo que para él habría bastado con "ampliar el actual modelo", actualizando el aumento de población.

Todo apunta a que el PP se abstendrá en la votación en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, cuando llegue el momento, pero que no tendrá ningún inconveniente en aceptar las inyecciones económicas para sus territorios. En el Congreso, los conservadores rizarán el rizo al votar probablemente en contra del nuevo sistema financiero. Un buen lío.