Archivo de Público
Viernes, 16 de Enero de 2009

Una orquesta para ti solo

Grandes compositores de la música clásica. ‘Público’ regala cada semana, a partir de este sábado, un CD con las obras cumbre de la música clásica

ALICIA MADERA ·16/01/2009 - 20:17h

Beethoven, referente cultural para románticos y contemporáneos.

No hacía falta que Milan Kundera escribiera La Inmortalidad para encumbrar a la posteridad la figura de Beethoven; tampoco que Alessandro Baricco le dedicase su última película, Lezione 21, pero ambos hitos demuestran la vigencia de su obra. Mucho antes de estos lanzamientos, el compositor alemán se había ganado su propio espacio en la herencia cultural de Occidente y, como sucede con los mejores, no envejece.

Es el caso de unos pocos, los más brillantes: Mozart, Bach, Chopin, Schubert… A partir de mañana, Público se hace acompañar del legado de los clásicos en toda discografía que se precie. Una colección de 22 cedés –cuya primera entrega se distribuirá junto al diario este sábado 17– que resume dos siglos de música, desde las obras de Johann Sebastian Bach, escritas a principios del siglo XVIII, hasta la muerte de Nikólai Rimsky-Kórsakov, acaecida en 1908.

La primera entrega estará dedicada a la producción de Ludwig van Beethoven (1770-1827), interpretada por The Royal Philharmonic Orchestra de Londres y bajo la batuta de Raymond Leppard en una grabación de 1994.

A diferencia de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), que en toda su vida escribió 41 sinfonías, los números de Beethoven son más reducidos, pero también más certeros. En total, el maestro de Bonn compuso nueve sinfonías, a cual más recordada: la Heroica, dedicada a Napoleón; la Pastoral, inspirada en la naturaleza; o la Novena, de cuyo último movimiento se ha extraído el himno de la Unión Europea.

El padre de un género

En efecto, la obra de Beethoven sigue levantando pasiones hoy. Una de las más públicas y notorias es la admiración que profesa hacia él el escritor y crítico musical Alessandro Baricco. A finales de los años 90 el autor de Seda citó en no pocas ocasiones el poder redentor de la música en el espacio televisivo Totem. “Beethoven no es un compositor de música clásica. Es el inventor de la música clásica: que es la idea de atribuir al lenguaje musical la capacidad efectiva de transmitir el corazón de la experiencia humana”, escribió Baricco en las páginas de La Repubblica, en febrero de 2001.

Las obras cumbre de Satie, Bizet, Mendelson, Tchaikovsky, Mahler, Rossini, Wagner, Brahms, Dvorak, Berlioz, Delibes, Mozart, Haydn, Bach, Chopin, Schubert, Puccini, Schumann, Bordoin, Rimsky-Kórsakov y Grieg se sumarán a la producción de Beethoven para engrosar una colección plagada de momentos geniales que han alimentado otras artes, como el cine o el videoarte.  

Los 22 cedés que componen Las grandes composiciones de la música clásica dan cuenta de corrientes culturales como el Barroco, con las polifonías musicales propias de Bach, o el Romanticismo. Pero también atestiguan el éxito de tesis ideológicas de gran calado en Europa, como el nacionalismo.

Grabaciones con el sello de la excelencia británica

The Royal Philharmonic Orchestra interpreta la mejor música clásica 

La colección Las grandes composiciones de la música clásica, que Público ofrece a sus lectores a partir de este sábado, está interpretada por The Royal Philharmonic Orchestra. Asentada en Londres y fundada en 1946 por sir Thomas Beecham, hoy es una de las formaciones con más prestigio en el ámbito de la interpretación musical.

Por ella han pasado figuras fundamentales como el compositor y pianista André Previn –ganador de varios premios Grammy y de un Oscar de la Academia por la banda sonora original de My Fair Lady–, el violinista austríaco Walter Weller o el pianista ruso Vladimir Ashkenazy.  

Sus interpretaciones han granjeado a la orquesta las mejores críticas en la prensa británica, con halagos públicados en The Guardian y The Times. En sus más de 60 años de vida, la formación inglesa ha ofrecido conciertos en Estados Unidos, Egipto, Rusia, China (en la plaza de Tiananmen), Italia, Alemania y el Vaticano.

El primer cedé que se difundirá el sábado 17, dedicado a la obra de Beethoven, fue grabado en noviembre de 1994 bajo la dirección de Raymond Leppard. En él, se interpretan los cinco movimientos de la Novena sinfonía en Re Menor. Una genialidad para los oídos más exigentes.

La diversión del instrumento invisible 

La nueva colección de música clásica no se acaba con el último tema del CD. Cada semana, el diario convocará el concurso Air-Violín, que consiste en grabar un vídeo durante un minuto interpretando el fragmento del cedé que elijas pero sin instrumento alguno. Todo mímica y expresión corporal.

A partir del 24 de enero, quienes participen podrán subir la grabación a la web del diario. Quien quiera mandar un vídeo ha de registrarse antes en la web del diario. El instrumento imaginario puede ser cualquiera: cuerda, viento, percusión... lo importante es que la interpretación sea única y totalmente personal.

A lo largo de la semana, los navegantes votarán su ‘performance’ favorita y el vídeo ganador –que recibirá un premio de 100 euros– se subirá a la web de ‘Público’ cada domingo. A nuevo cedé, nueva convocatoria del concurso, de manera que cada sábado, con cada nueva entrega, comienza una competición diferente: Beethoven, Bach, Mozart, Chopin, Puccini, Schubert...

Las grandes composiciones de la música clásica pueden dar mucho juego y alguna que otra alegría. Basta que le pongas ganas, le eches imaginación y presiones el ‘rec’. Tu concierto de Air-Violín está a punto de empezar.