Archivo de Público
Jueves, 15 de Enero de 2009

"Sólo me jode que pringuen mis amigos"

Público localiza al hombre del día: Nanín. El empleado acusado del fraude en la asamblea, se defiende

HUGO JIMÉNEZ ·15/01/2009 - 21:16h

Miralles, Bárcena y Nanín, en Mallorca hace dos años.

"No quiero hablar, no voy a decir nada sobre el Real Madrid". Mariano Rodríguez de Barutell -más conocido como Nanín-, el empleado del Madrid de 25 años al que Ramón Calderón señaló como responsable del fraude en la asamblea del Madrid, obedece a su entorno, que le tiene comprometida su primera intervención oficial en otro medio de comunicación. Pero tampoco quiere dar la sensación de que se esconde. Por eso, aunque sin entrar en demasiados detalles, accedió a conversar el jueves durante unos minutos con un redactor de Público. "Lo que más me jode de todo lo ocurrido es que hayan pringado a mis amigos. El resto no, sólo me jode por ellos".

Sus amigos son las personas localizadas por Marca que accedieron a la asamblea y votaron en la misma a favor de las propuestas de Calderón sin tener derecho a ello, sin ser compromisarios y en algunos casos ni siquiera socios del Madrid. "Pero yo no le abrí las puertas a nadie, ni realizamos ninguna trama", trata de aclarar sin romper su compromiso de no realizar ninguna declaración formal.

Por eso se resiste a comentar algo sobre Calderón, sobre las irregularidades de las que se le acusa, sobre su función en el club, sobre las sospechas que siempre han rodeado su trabajo.

Sólo quiere dejar claro, eso sí, que no abandona el Madrid por un despido. "A mí no me han echado, como se dice, he dimitido yo. De hecho tengo la carta de dimisión firmada por José Ángel Sánchez [director general del club]". Una versión que se contradice con la formulada oficialmente por Calderón en su comparecencia del miércoles.

Entonces, al anunciar su inmediato despido, Calderón dijo haber tratado con Nanín sólo "cuatro o cinco veces". Sin embargo, Barutell forma parte del equipo de máxima confianza del presidente ya incluso desde el proceso electoral. De hecho, tras su victoria, Calderón agradeció efusivamente y en público la impagable aportación de su colaborador.

El presidente se contradijo igualmente a sí mismo al comunicar el cese del otro ‘sacrificado' en el caso, Luis Bárcena, el director general del área social del club e inmediato superior de Nanín. Dos veces afirmó que había sido destituido y otras dos que "con toda tristeza" había tenido que aceptar su dimisión.

Calderón no se marcha

De momento, la dimisión que no se produce es la de Ramón Calderón y su junta, que no se sienten responsables del fraude asambleísta que ahora al menos reconocen. Los directivos del Madrid, en todo caso, se mantienen en vilo ante los movimientos de Rodríguez de Barutell y las cuestiones que pueda desvelar tras su marcha. En la Cope, el miércoles por la noche, aseguraron que Nanín había declarado que "siempre actuó a instancias de Calderón" y que en la asamblea también estaba dentro sin ser compromisaria la hermana del presidente. Barutell el jueves lo negó.