Jueves, 15 de Enero de 2009

Los jóvenes sobrestimarían el uso del preservativo: estudio

Reuters ·15/01/2009 - 18:38h

Los adolescentes y adultos jóvenes usarían menos de lo que dicen el preservativo durante las relaciones sexuales, según reveló un nuevo estudio.

Un grupo de investigadores halló que entre 715 mujeres afroamericanas jóvenes, muchas de las que dijeron haber empleado constantemente preservativo en las relaciones sexuales de las dos semanas previas mostraban evidencia objetiva de que eso no era cierto.

Un tercio presentaba ADN de semen en sus muestras de fluido vaginal.

Los resultados tienen implicaciones para la salud sexual de las personas jóvenes, así como también para los análisis sobre el tema, indicaron los expertos.

Los estudios que usan tanto informes personales como mediciones objetivas del uso de condones ofrecerían un panorama de la conducta sexual de los jóvenes y los riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS), según el equipo, dirigido por Eve Rose, de la Emory University en Atlanta.

El estudio incluyó a mujeres afroamericanas de entre 15 y 21 años enroladas en un programa de prevención del VIH.

Los expertos preguntaron a las participantes cuántas veces habían tenido sexo en las últimas dos semanas y cuántas habían usado preservativo. También se les tomaron muestras de fluido vaginal para ser evaluado el ADN, en busca de evidencia de semen.

De las mujeres que habían tenido sexo en las dos semanas previas, 186 dijeron que habían usado preservativo todo el tiempo. No obstante, el 34 por ciento de ellas tenía ADN de cromosoma Y en sus muestras de fluido.

Se desconoce si la discrepancia se debió a equivocaciones de las mujeres, mal empleo de los condones o a que dieron una respuesta "socialmente aceptable" a la pregunta sobre la utilización de preservativos aunque no fuera cierta.

En Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, Rose y sus colegas indicaron que "más allá de que el problema sea el mal uso del preservativo o la información errada, el resultado, en términos del riesgo de VIH y ETS, es igualmente desafortunado".

FUENTE: Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, enero del 2009