Archivo de Público
Jueves, 15 de Enero de 2009

Nueva técnica ayuda a médicos a colocar mejor un stent: informe

Reuters ·15/01/2009 - 13:23h

Por Gene Emery

Un nuevo dispositivo ayudaría a los médicos a decidir la mejor forma de usar un stent para desbloquear arterias tapadas, lo que reduciría un 28 por ciento los riesgos graves y los procedimientos de seguimiento innecesarios, indicaron científicos de Estados Unidos.

El dispositivo, fabricado por una unidad de St. Jude Medical Inc, emplea un cable sensible a la presión que guía la colocación de los pequeños tubos de malla conocidos como stents y usados para mantener el flujo de sangre en las arterias cardíacas enfermas.

El cable permite a los médicos encontrar las zonas precisas en las cuales la presión disminuye en los vasos que alimentan el corazón, informaron los investigadores en New England Journal of Medicine.

Tradicionalmente, los médicos tratan de hallar estas zonas inyectando un tinte en esos vasos y, mediante rayos X, observan cómo fluye. Esta técnica se conoce como angiografía.

El doctor William Fearon, que trabajó en el estudio denominado FAME, dijo que la nueva técnica es mucho más precisa. Los stents ahora pueden colocarse en el mejor lugar para mantener la llegada de sangre al músculo cardíaco, añadió el experto.

"A veces, un estrechamiento luciría inocente en el angiograma, pero en verdad estaría causando una reducción severa de flujo sanguíneo", señaló en una entrevista telefónica Fearon, del Centro Médico de la Stanford University en California.

"Si se confía en el angiograma, no se colocaría un stent allí. Pero al usar el cable de presión, se podrá identificar mejor las zonas de alto riesgo. Ayuda a colocarlo más adecuadamente", añadió el investigador.

Radi Medical Systems, propiedad de St. Jude, financió la prueba realizada a más de 1.000 pacientes en 20 centros médicos de Estados Unidos y Europa.

Sólo el 13,2 por ciento de los pacientes cuyos cirujanos usaron el dispositivo sensible a la presión requirieron otra cirugía, sufrieron un ataque al corazón o murieron dentro del primer año posterior a la operación.

La tasa fue del 18,3 por ciento para los pacientes cuyo stent había sido colocado a través del procedimiento con tinte.

Expertos calcularon que los costos empleando la técnica con cable se ubican en unos 675 dólares por debajo del precio de 6.000 dólares asociado con la colocación tradicional de un stent. Ambas técnicas requieren aproximadamente 70 minutos.

La enfermedad cardíaca es muy común en todo el mundo y los stents se han vuelto muy populares.

Alrededor del 40 por ciento de los estadounidenses de más de 60 años tienen uno o más estrechamientos en las arterias coronarias y cada año se realizan en el país norteamericano más de 1,2 millones de angioplastias, que son los procedimientos por los cuales se limpian y desbloquean las arterias.