Archivo de Público
Jueves, 15 de Enero de 2009

Hamás acepta un alto el fuego con condiciones

Israel desconfía de la negativa de los islamistas a asumir una tregua indefinida y rehúsa dar su consentimiento al acuerdo. Las negociaciones sobre el plan egipcio prosiguen hoy en El Cairo

OSCAR ABOU-KASSEM ·15/01/2009 - 08:00h

Mahmud Hams/ AFP - Los familiares del miliciano de Hamás Mohamed el Kintani, cuyo funeral se celebró ayer en Gaza, despiden sus restos mortales.

Hamás decidió ayer colocar la pelota en el tejado israelí con la aceptación de un alto el fuego de seis meses y la aplicación del plan egipcio para terminar con la ofensiva israelí en Gaza y el lanzamiento de cohetes caseros de los milicianos palestinos contra Israel.

Cuando se esperaba que la respuesta de Tel Aviv se demorase hasta hoy, Mark Regev, portavoz del primer ministro Ehud Olmert, apenas tardó unas horas en rechazar las condiciones bajo las que Hamás se avino a aceptar la tregua y que incluyen la retirada inmediata de las tropas israelíes de Gaza. También el establecimiento de fuerzas de la Autoridad Nacional Palestina en la frontera con Egipto con observadores internacionales, probablemente turcos.

El Gobierno israelí desconfía de la negativa del movimiento islamista a aceptar una tregua indefinida. Supone que la limitación del alto el fuego a seis meses renovables es una estratagema de Hamás para rearmarse.

"Israel no va a aceptar que Hamás consiga un período de calma momentáneo que le sirva para rearmarse y reagruparse y que acabe con un nuevo aluvión de cohetes sobre Israel", explicó el portavoz.

A pesar de su negativa de ayer, las negociaciones no se han roto. Hoy tiene prevista su llegada a El Cairo una delegación israelí para proseguir las negociaciones y estudiar la aceptación del plan egipcio, que pondría fin a una ofensiva militar en la que han muerto ya más de 1.000 palestinos,

Hamás había mandado ayer mensajes contradictorios sobre la aceptación del acuerdo desde sus diferentes delegaciones en Siria, Líbano y Egipto. La dirección del movimiento había exigido en los días previos que con la aceptación del alto el fuego se abrieran de forma inmediata los pasos fronterizos. Los islamistas habían puesto muchas pegas al establecimiento de una fuerza de interposición en la frontera con Egipto, a la que ayer dieron su consentimiento.

Mediación de Moratinos

Las diplomacias de Turquía y España se han encargado durante la última semana de mediar entre Hamás e Israel. Partiendo del plan egipcio, los turcos han presionado a Hamás, con quien los países de la Unión Europea no mantienen contactos directos. El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, transmitió en los dos últimos días a las autoridades israelíes los mensajes obtenidos en Damasco.

Ahora es en Egipto donde se debe seguir negociando. Si el plan prospera, Israel evitará firmar cualquier documento escrito para no dar ningún tipo de reconocimiento a Hamás. En la reunión que mantuvo ayer Moratinos con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, ambos expresaron su apoyo a la tregua y a la "reconstrucción" de Gaza. El plan egipcio aspira a "la reconciliación" entre las facciones palestinas de Hamás y Fatah, que permita convocar unas elecciones.

Moratinos se reunió también con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, en Jerusalén y se mostró "cautelosamente optimista". "Están todos con un sentimiento de un alto el fuego, de volver a situación de calma y de seguridad, de retomar la ayuda humanitaria", aseguró el ministro.