Archivo de Público
Jueves, 15 de Enero de 2009

La Universidad pide 100 millones para Bolonia

Los rectores reclaman al Gobierno una inversión «seria» para adaptar las carreras a Europa

LEA DEL POZO ·15/01/2009 - 08:00h

E. Bayer - Ángel Gabilondo y Esther Giménez-Salinas, ayer en el rectorado de la URLL.

Los rectores lo tienen claro. Sin dinero, el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), más conocido como Proceso de Bolonia, no se podrá aplicar de forma correcta. El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Ángel Gabilondo, pidió este miércoles al Gobierno un esfuerzo "serio" para aplicar "bien" el Plan. "Es necesario que el Gobierno haga un esfuerzo económico para garantizar que el EEES no se vaya aplicando con coste cero", aseveró Gabilondo tras una reunión de rectores celebrada en la Universitat Ramón Llull (URLL).

Los rectores reclamaron un incremento de las becas y que los posgrados tengan un "precio político razonable", es decir, que sean asequibles para todos los estudiantes. Gabilondo explicó que no sería aceptable, por ejemplo, que, por razones económicas, una persona no pudiera ejercer de profesor porque no puede pagar el máster de formación de profesores.

Incremento de las becas

A pesar de que el presidente de la CRUE quiso evitar en todo momento dar cifras exactas, sí que precisó que el incremento de las ayudas sobre el PIB debería oscilar entre el 1,9% actual y el 4%. "Aunque nos solidarizamos con la situación general del país [de crisis económica] es difícil pensar que la inversión sea inferior a los 100 millones de euros", calculó el máximo representante de los rectores españoles. La CRUE no sólo quiere más dinero. Los dirigentes de las universidades también propusieron algunas medidas que pretenden ajustar el modelo de Bolonia, que terminará de aplicarse el curso 2011-2012.

Para empezar, los rectores proponen un cambio del calendario universitario, eliminar los exámenes de septiembre y pasarlos a julio. El objetivo es potenciar el modelo de estudio continuo y no un curso basado en la preparación del examen final.

Sobre esto, tanto Gabilondo como la rectora de la URLL, Esther Giménez-Salinas, explicaron que el modelo tradicional no encaja con las propuestas del Plan Bolonia, cuyo fin es que los estudiantes no se dediquen sólo a preparar los exámenes, sino que tengan una formación continua y mucho más tutelada.

Gabilondo explicó, no obstante, que la principal dificultad de aplicación del Plan Bolonia no es la falta de dinero, sino la necesaria renovación de la mentalidad. "Hay que cambiar los modos de enseñar y aprender. En la universidad ha habido mucha clase al dictado, mucho apunte y mucha fotocopia y eso cuesta cambiarlo", afirmó.

En relación a los cambios organizativos, los rectores pedirán al Gobierno dos decretos: uno que haga referencia al personal docente e investigador y otro que regule la organización y participación de los estudiantes.

Gabilondo se refirió a los borradores de la Ley de la ciencia que el Ejecutivo está preparando. "Pedimos tener más información y que las universidades tengan más protagonismo", afirmó.

Diálogo con los estudiantes

El presidente de la CRUE dejó bien claro que los rectores son partidarios de una moratoria de la aplicación del Plan Bolonia, tal y como han pedido algunos sectores estudiantiles reacios al EEES. Sobre la forma de solucionar los encierros en facultades, Gabilondo afirmó: "Hablaremos, hablaremos y hablaremos".

Así, para el presidente de los rectores no es "incómodo" que cada universidad haga los referendos que desee sobre aspectos concretos de Bolonia. Aunque sí advirtió sobre el riesgo de dilatar un proceso "que ya ha sido demasiado largo" y que la Unión Europea fijó, cómo plazo máximo de aplicación, para 2010.