Archivo de Público
Miércoles, 14 de Enero de 2009

Pekín continúa su operación contra la "pornografía" en Internet

El Partido Comunista chino clausura más de 175 webs "pornográficas" en diez días

EFE ·14/01/2009 - 16:21h

PÚBLICO.ES - Kappa girl es una chica de Shanghai que ha conseguido hacerse famosa grabando sus relaciones sexuales y colgándolas en la web.

China ha clausurado un total de 175 webs por albergar contenidos "pornográficos y lascivos" desde que inició su última campaña de control en la red el pasado 5 de enero , según ha informado la agencia oficial de noticias Xinhua.

El dato fue publicado por la Oficina de Operaciones Especiales de la Campaña contra contenidos Porno y Lascivos en Internet, que anunció que continuará cerrando webs, además de graves castigos para los infractores.

Esta enésima campaña de eliminación de contenidos considerados "vulgares" y "pornográficos" coincide con un aumento de la censura que normalmente aplica el régimen chino , con numerosas detenciones y acoso en los últimos meses de disidentes que abogan por una sociedad democrática y respetuosa con los derechos humanos.

Internet se ha convertido en China en un foro abierto para este tipo de críticas contra el Gobierno, y con un público potencial de casi 300 millones de internautas , el mayor número de usuarios de internet del planeta, por delante de Estados Unidos.

Según los informes anuales de ONG defensoras de la libertad de prensa y de los derechos humanos, como Reporteros Sin Fronteras o Human Rights Watch, el chino es uno de los regímenes que aplica una censura más dura y sofisticada en la red.

En la campaña contra los contenidos "lascivos" participa el Ejecutivo chino, el Buró de Seguridad (policía), el Ministerio de Cultura y otras cuatro agencias gubernamentales.

La campaña "anti-pornográfica" está dirigida contra los principales portales del país, en total 50 webs entre las que se incluyen Google, Baidu y MSN China, acusadas de proveer contenidos obscenos.

La pornografía y la prostitución están prohibidas en China, aunque su uso y práctica está ampliamente difundido y aceptado entre la población.