Archivo de Público
Miércoles, 14 de Enero de 2009

Una nueva ofensiva israelí causa 50 muertos

Durante la noche, el Ejército hebreo atacó 60 objetivos en la ciudad de Gaza. Por otro lado, caen al menos dos cohetes en territorio israelí lanzados desde Líbano

AGENCIAS ·14/01/2009 - 08:52h

AFP - Los tanques del Ejército de Israel están cercando cada vez más la ciudad de Gaza.

El Ejército israelí ha atacado unos 60 objetivos en Gaza mientras continúa estrechando el cerco a la capital de la franja, donde en las últimas 24 horas han perdido la vida medio centenar de palestinos.

En los últimos ataques registrados anoche tomaron parte fuerzas de infantería, ingenieros de combate y artillería, así como miembros de la inteligencia militar apoyados por la Fuerza Aérea y Naval, según el parte oficial diario difundido esta mañana por el Ejército israelí.

Entre los objetivos incluidos en la ofensiva se encuentran varios comandos militares, la comisaría central de la ciudad de Gaza y cinco zonas desde las que facciones armadas palestinas disparan proyectiles de mortero contra el territorio israelí.

También figuran -siempre según las Fuerzas Armadas israelíes- nueve instalaciones en las que se fabrican y almacenan armas, entre ellas una ubicada en la vivienda de un miembro de Hamás en Gaza capital.

Operaciones terrestres y aéreas

Los bombardeos desde el aire destruyeron 35 túneles el sur de la franja de Gaza. En la última ronda de operaciones militares la Marina apoyó a las fuerzas terrestres que se encuentran prácticamente a las puertas de Gaza y bombardearon varios objetivos de Hamás.

En el transcurso de estas operaciones resultaron heridos de gravedad dos oficiales israelíes y tres leves. De momento, no se conocen de forma oficial cifras sobre el número de víctimas palestinas en estas acciones.

Las fuerzas terrestres siguen avanzando desde el norte de la franja hacia la capital

Entretanto, las fuerzas terrestres israelíes continúan avanzando desde el norte de la franja hacia la su capital, situada prácticamente en el corazón del territorio y donde reside el grueso de la población de Gaza, habitada por 1,5 millones de personas.

Israel también concentra fuerzas en la frontera con la franja mediterránea en previsión de que se decida intensificar la operación, denominada "Plomo fundido", que está a la espera de recibir luz verde por parte del Ejecutivo para entrar en una eventual tercera fase.

En los bombardeos y combates en la franja ayer murieron alrededor de medio centenar de palestinos, con lo que la cifra total de víctimas mortales en la ofensiva que hoy cumple diecinueve días se acerca al millar, numerosos de ellos civiles, y el de heridos los 4.100.

Cohetes desde Líbano

Varios cohetes disparados desde el sur del Líbano han impactado esta mañana en el norte de Israel, confirmaron fuentes de la Policía y del Ejército libanés, que también han comunicado que la artillería israelí ha respondido con varios disparos de artillería contra las zonas de Al Jiam y Al Merie, en la región libanesa de Hasbaya, desde donde fueron disparados los proyectiles.

Fuentes de la policía aseguraron a Efe, en la población meridional de Marjayun, que el número de proyectiles lanzados desde el Líbano ascendía a tres, aunque el Ejército redujo a dos su número. Según la radio pública israelí, en la población israelí de Kiriat Shmoná, situada en la Galilea Norte, se escucharon esta mañana las sirenas antiaéreas y en sus inmediaciones se escucharon varias explosiones.

Por su parte, la agencia Nacional de Noticias libanesa ha informado de que el Ejército y la FINUL están en estado de alerta después de lo ocurrido.

Precedentes

El pasado día 8 de enero fueron lanzados varios cohetes "katiusha" contra el norte de Israel por un grupo desconocido, también desde el sur del país de los cedros, una región controlada por el Ejército libanés y la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL). Entonces, Israel también respondió con varios proyectiles de artillería.

Ningún grupo ha asumido la autoría del lanzamiento de los nuevos cohetes desde Líbano

Hasta el momento, ningún grupo ha asumido la responsabilidad de este ataque, el segundo que se produce contra Israel desde el sur de Líbano desde el comienzo del ataque israelí contra Gaza el pasado 27 de diciembre. El grupo chií Hizbulá negó entonces cualquier responsabilidad en la agresión.

Estos ataques hacen aumentar la tensión en la región, así como el temor a la posibilidad de una regionalización del conflicto que ya se ha cobrado la vida de más de 1.000 personas, casi todas ellas palestinas.