Lunes, 12 de Enero de 2009

El expolio de Palestina

Tras la creación de Israel en 1948, los palestinos –en su mayoría campesinos– se convirtieron en revolucionarios

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·12/01/2009 - 22:14h

En el principio era la tierra, y en la tierra estaba el paraíso. No es extraño que muchos palestinos que vivieron la catástrofe de 1948 recuerden su añorado territorio con atributos casi divinos. Entonces, Palestina era una sociedad rural. “Nuestra tierra nos proveía de todas nuestras necesidades”, asegura un campesino expulsado a Líbano en Los Palestinos, polémica y reconocida obra escrita en 1976 por la antropóloga y exiliada palestina Rosemary Sayigh.

El subtítulo del libro, De campesinos a revolucionarios, revela la transformación que experimentaron los palestinos en las décadas posteriores a la Nakba, la catástrofe en árabe. Algunos optaron por la lucha armada, pero todos se convirtieron en revolucionarios de espíritu. La imagen idealizada de la tierra reivindicada sigue vigente 60 años después, asimilada por la mayoría de los nacidos fuera de sus pueblos de origen.

Millones de refugiados

Cientos de miles de palestinos –de un total actual de casi cinco millones de refugiados– viven en campos en Jordania, Siria y Líbano, aferrados a la esperanza de que algún día volverán a sus hogares. En muchos de los cientos de pueblos destruidos por Israel todavía se ven las ruinas. Sayigh cuenta que la población de los campos de refugiados se agrupó por pueblos de origen y que siguen reuniéndose cada día para hablar del paraíso perdido.

Hay jóvenes que se sienten frustrados por tradiciones que no les pertenecen porque no las han experimentado. “Soy palestino, pero apenas conozco las tradiciones de mi pueblo. Entre mi realidad y la falsa historia que nos enseñan no existe ninguna relación”, cuenta un hombre que dejó su pueblo cuando tenía 7 años. “Si me pregunta por Palestina, soy capaz de recordar las cosas más importantes, y también las más nimias. Nuestras familias siempre hablaban sobre el pasado y sobre su tierra, y estas cosas se imprimieron en mi memoria de niño”, comenta.

“El corazón de nuestra sociedad era el pueblo. La mayoría de la población palestina vivía en unos mil pueblos. Después de la familia, el pueblo era la unidad más importante en la vida del campesino”, comenta otro testigo anónimo en el libro de Rosemary Sayigh.

Con la expulsión de los turcos durante la I Guerra Mundial y la llegada de los británicos, Palestina entró en el círculo capitalista, pero la economía rural siguió su curso al lado de la nueva economía. Los sionistas operaban de una manera autónoma.

La población rural palestina vivía de espaldas a las ciudades, aunque buscaban en ellas el liderazgo que hiciera frente a la inmigración sionista. Esta situación continuó hasta la definitiva expulsión de los palestinos en 1948, cuando se estableció el Estado de Israel.

Éxodo judío

Las revueltas iniciadas en Yafa (1921) y Jerusalén (1929) muestran el patrón de la resistencia contra los británicos, que determinaron que debía limitarse la inmigración de judíos. Sin embargo, esta decisión no tuvo consecuencias y el éxodo judío continuó.

Después llegó la Revuelta de 1936-39, que los historiadores consideran como la primera gran lucha antiimperialista del mundo árabe. Cinco mil palestinos murieron durante la rebelión y el acontecimiento quedó bien grabado en la memoria del pueblo.

Por su parte, los sionistas desarrollaron una interpretación particular de la región que ha perdurado hasta nuestros días. Decidieron que los palestinos no existían, que sólo eran los “custodios” de la tierra –pero no sus propietarios– y que la tierra siempre había pertenecido a los judíos. Los palestinos perdieron el control de la región por falta de un liderazgo capaz de competir con los sionistas. Su influencia en las capitales del viejo continente se tradujo, a la postre, en una victoria política que privó a los palestinos de su tierra.

Cronología 

Del «hogar judío» a la ‘Nakba’

El 2 de noviembre de 1917, el Gobierno británico apoya la creación de un “hogar nacional judío” en su mandato en Palestina. Era la desde entonces conocida como Declaración Balfour.

Las primeras resistencias palestinas al mandato británico provocan las revueltas de Yafa (1921) y Jerusalén (1929).

La rebelión árabe de 1936-39 se opone a la creciente inmigración sionista.

El Estado de Israel nace el 14 de mayo de 1948, provocando la expulsión de cientos de miles de palestinos.