Archivo de Público
Lunes, 12 de Enero de 2009

Adiós a Claude Berri, padrino del cine francés

AIDA M. PEREDA ·12/01/2009 - 22:06h

El realizador y productor cinematográfico Claude Berri, ingresado desde la madrugada del sábado en el hospital parisino Pitié-Salpêtrière, murió ayer a los 74 años de edad a causa de una apoplejía.

Berri (París, 1934) defendió como nadie que el cine de autor no está reñido con las demandas del gran público, en una flamante carrera que le valió el calificativo de “padrino del cine francés”. Su último trabajo antes de morir fue la producción de Bienvenidos al Norte, de Danny Boon, que ha supuesto toda una revelación en Francia, con más de 20 millones de espectadores. Su innegable olfato lo empujó a apoyar producciones de la talla de El amante (1992), de Jean-Jacques Annaud, Tess (1979) de Roman Polanski, o La reina Margot (1994), de Patrice Chéreau.

Icono del séptimo arte

La maestría de Berri se labró de manera autodidacta y empezó a resonar de forma prematura con su segundo cortometraje, Le poulet, con el que obtuvo un Oscar en 1962.

Como director, su obra más aclamada fue Tchao Pantin (1962), y la más personal, El viejo y el niño (1967). En su extensa filmografía destacan también Juntos nada más (2007), Germinal (1993) y El manantial de las colinas (1986).