Lunes, 12 de Enero de 2009

La terapia hormonal reduciría el riesgo de cáncer colorrectal

Reuters ·12/01/2009 - 15:50h

El uso prolongado de la terapia de reemplazo hormonal, que las mujeres mayores abandonaron tras las noticias sobre el posible aumento del riesgo de tumores mamarios, reduciría el peligro de desarrollar cáncer colorrectal.

Un nuevo estudio demuestra que la mayor reducción del riesgo (del 48 por ciento) se registró entre las mujeres que habían usado un régimen hormonal combinado de estrógeno y progestina durante dos a cinco años, escribieron los autores en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention.

"A pesar de la reciente disminución del uso de todas las hormonas durante la menopausia, estos resultados sugieren que existe un efecto protector importante de todas las fórmulas hormonales, en especial, de la combinación de estrógeno y progestina, para las mujeres que siguen necesitando y utilizando terapia hormonal en menopausia", indicó el equipo.

Estos fueron los resultados obtenidos por la doctora Jill R. Johnson, de la University of Minnesota, y colegas de la universidad y del Instituto Nacional del Cáncer, en Bethesda, Maryland.

Los hallazgos surgen de un análisis de datos sobre 56.733 mujeres controladas durante unos 15 años; 960 desarrollaron cáncer colorrectal. La edad promedio al momento de la primera entrevista, realizada entre 1979 y 1981, fue de 55,7 años.

El equipo observó que el uso de una terapia con estrógeno estuvo asociado con un 17 por ciento menos riesgo de cáncer colorrectal.

Entre las mujeres que usaron estrógeno, la mayor reducción del riesgo se registró entre las consumidoras al momento del estudio (un 25 por ciento de reducción) y consumidoras por 10 años o más (un 26 por ciento).

El equipo halló también un 22 por ciento menos riesgo de cáncer colorrectal en las mujeres que nunca habían usado la combinación de estrógeno y progestina y un 36 por ciento menos riesgo entre las mujeres que habían utilizado progestina secuencialmente o menos de 15 días por mes.

Las ex consumidoras de estrógeno más progestina, que habían suspendido la terapia por lo menos cinco años atrás, acumularon un 45 por ciento menos de riesgo.

Aunque el nuevo estudio no fue diseñado para analizar los mecanismos biológicos del efecto aparentemente protector de la terapia hormonal, estudios previos habían sugerido que las hormonas tendrían un papel importante en la reducción de los niveles de los factores de crecimiento similares a la insulina, lo que bajaría todo riesgo.

"Tendremos que explorar el mecanismo biológico en nuevos estudios", dijo Johnson.

Los autores destacaron que estos nuevos resultados difieren respecto de los obtenidos en Women's Health Initiative, un estudio en el que la terapia con estrógeno no demostró modificar las tasas de cáncer colorrectal.

El equipo atribuye esa ausencia a la menor duración del tratamiento y la mayor edad de sus participantes.

FUENTE: Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention, enero del 2009