Archivo de Público
Lunes, 12 de Enero de 2009

El Papa denuncia el nihilismo que "invade" el mundo juvenil

Benedicto XVI aboga por "iniciativas serias" que permitan a los jóvenes comprender el valor de la vida "en una familia estable basada en el matrimonio"

EFE ·12/01/2009 - 14:51h

EFE - El papa Benedicto XVI durante el día del Bautismo del Señor, celebrado ayer, en la Capilla Sixtina de la ciudad del Vaticano.

Benedicto XVI ha denunciado hoy "que invade de manera creciente" el mundo juvenil y la banalización por parte de los jóvenes de los valores naturales y cristianos, y reiteró la necesidad de iniciativas "serías para que comprendan el valor de la vida".

El Papa se refirió al mundo juvenil en el discurso que dirigió hoy a los gobernantes de Roma, la región del Lazio (de la que Roma es capital) y de la diputación provincial, a los que recibió en el Vaticano para el tradicional intercambio de felicitaciones con motivo del año nuevo.

"Cada vez que la prensa cuenta casos de violencia juvenil, de accidentes de circulación donde mueren tantos jóvenes, etc, me viene a la mente el argumento de una emergencia educativa, que exige la más amplia colaboración posible", dijo el Obispo de Roma.

"Incluso el amor corre el riesgo de reducirse a una simple cosa que se puede comprar y vender"

El Pontífice manifestó que los valores naturales y cristianos, "que dan significado al vivir diario y forman una visión de la vida abierta a la esperanza" se están "debilitando" cada vez más y que, por el contrario, surgen "deseos efímeros y esperanzas que no duran y que al final generan aburrimiento y fracasos".

El Papa señaló que todas esas tendencias a banalizar el valor de la vida y el refugio en la trasgresión, la droga y el alcohol se vuelven "un rito rutinario" los fines de semana.

"Incluso el amor corre el riesgo de reducirse a una simple cosa que se puede comprar y vender, y la misma persona se convierte en mercancía", denunció Benedicto XVI.

Dedicarse "seriamente" a los jóvenes

El Papa Ratzinger agregó que ante el nihilismo que "invade" de manera creciente el mundo juvenil, la Iglesia anima a todas las instituciones a dedicarse "seriamente" a los jóvenes, a no dejarles a su suerte y expuestos a "escuelas de malos maestros".

El Obispo de Roma abogó por "iniciativas serias" que permitan a los jóvenes comprender el valor de la vida "en una familia estable basada en el matrimonio".

Sólo de esa manera -aseguró- se les da la posibilidad de mirar con confianza al futuro y hacer proyectos.