Archivo de Público
Lunes, 12 de Enero de 2009

Putin, a la espera de los observadores europeos

Ucrania ha firmado por segunda vez el protocolo sobre el control del tránsito del gas procedente de Rusia. Putin le recuerda a Barroso que cuando la observación internacional se despliegue por completo el gas quedará restablecido

AGENCIAS ·12/01/2009 - 11:14h

AFP - La gente del este de Europa ha sido quien más ha sufrido el corte de suministro del gas ruso.

Después de que Ucrania haya firmado, por segunda vez, el protocolo sobre el control del tránsito del gas ruso por su territorio para los consumidores europeos, los rusos siguen poniendo condiciones para restablecer el tránsito de gas.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, le ha recordado  al presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, que en cuanto la misión de observación internacional se haya desplegado por completo quedará restablecido el suministro de gas a través de Ucrania.

"No hay más excusas para retrasar la reanudación del suministro de gas"

Barroso informó esta mañana a Putin en conversación telefónica de que la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, había aceptado separar una declaración unilateral ucraniana sobre los términos en que se llevará a cabo la misión, añadido que suponía un problema para Rusia.

Según informó en rueda de prensa el portavoz de la CE, Johannes Laitenberger, para Bruselas se cumplen todas las condiciones para que el documento pueda ser firmado y para que los observadores que aún faltan por llegar a sus puestos los ocupen hoy mismo.

En este contexto, la CE considera que "no hay más razones o excusas para retrasar la reanudación del suministro de gas".

Ucrania da el visto bueno

"Una delegación de Gazprom celebró conversaciones esta mañana en Kiev. Al término de las negociaciones, la parte ucraniana firmó las 'Normas del control sobre el tránsito del gas a través de Ucrania' sin ningún tipo de reservas", se afirma en un comunicado de prensa del consorcio difundido por las agencia de prensa rusas.

Ucrania tuvo que firmar por segunda vez el documento ya suscrito por Rusia y la Unión Europea después de que Moscú rechazara de manera tajante el domingo un añadido manuscrito de la parte ucraniana.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, ordenó anoche al Gobierno que no reanude el suministro gas a Europa por Ucrania hasta que este país no revoque la declaración unilateral que añadió a su firma del protocolo de control internacional.

Medvédev impartió esa instrucción después de que su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, le asegurara que la declaración ucraniana "contiene afirmaciones falsas de que Ucrania no ha desviado el gas ruso destinado a Europa".

Además, añadió Lavrov, "la mitad de sus planteamientos se contradicen" con el documento firmado previamente por Rusia y la Unión Europea.

Conversación telefónica

El jefe del Kremlin subrayó que las "reservas" planteadas por Kiev al protocolo trilateral son "inadmisibles" y suponen "una burla y una violación de los acuerdos alcanzados con anterioridad" entre la Unión Europea (UE), Rusia y Ucrania para reanudar el suministro de gas ruso a Europa por territorio ucraniano.

El líder ruso insistió en esta postura a pesar de que el primer ministro checo, Mirek Topolanek, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, le aseguró al jefe del Gobierno ruso, Vladímir Putin, que la declaración ucraniana no es parte del protocolo ni cambia su contenido, según la radio Eco de Moscú.

Horas antes de que Ucrania firmase por segunda vez el protocolo, el portavoz de Energía la Comisión Europea (CE), Ferrán Tarradellas, dijo a la agencia Interfax que la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko aceptó volver a firmar después de una conversación telefónica con el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.

Reanudación inminente

Gazprom y Ucrania han dicho que se tardarán al menos 36 horas antes de que el gas llegue a las fronteras de la UE después de que se reanude el flujo, lo que significa que la mayoría de los países no recibirán el gas ruso antes del miércoles. 

La UE recibe una quinta parte de todos sus suministros de gas por gasoductos que van desde Rusia y atraviesan Ucrania.

El este y el centro de Europa se ha llevado la peor parte de las interrupciones de los suministros de gas, con Bulgaria cerrando colegios por no poder calentarlos y Eslovaquia diciendo que reactivaría un reactor nuclear que cerró el año pasado.