Archivo de Público
Lunes, 12 de Enero de 2009

La guerra del gas enfría el asalto ruso a Repsol YPF

Sacyr negocia con la banca desligar su crédito de la cotización de la petrolera

S. R. ARENES / A. M. VÉLEZ ·12/01/2009 - 08:00h

bloomberg - Sacyr anunció en septiembre que su 20% en Repsol está en venta.

El "inaceptable" en palabras de José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea corte de suministro de gas a Europa que Gazprom, el monopolio estatal ruso, ordenó en plena ola de frío polar ha puesto en entredicho la reputación de Rusia como socio comercial fiable. En esas circunstancias, las negociaciones de Lukoil para comprar a la constructora Sacyr la totalidad o parte de su 20% en Repsol YPF han quedado "congeladas", como resume una fuente conocedora del proceso.

Congeladas, pero no muertas, porque la petrolera rusa sigue interesada en Repsol y Sacyr desea vender. El problema es el precio, sobre el que sigue sin haber acuerdo.

Tras abandonar La Caixa su interés en vender parte de su 14% en Repsol hace dos semanas, la constructora que preside Luis del Rivero se quedó sin el apoyo del otro socio de referencia en la petrolera para la operación.

Sacyr sigue negociando con Lukoil, aunque hay más interesados

Pero en la línea de tiro de Sacyr no solamente está Lukoil; hay otros interesados, según fuentes implicadas en las negociaciones. Entre los que se han acercado a tantear la compra de todo o parte del paquete en Repsol se incluirían fondos de inversión de algunos emiratos árabes con pocos problemas de liquidez gracias a los petrodólares.

Mientras la posible venta no se cierre, la constructora se ve obligada a mantener abierta la renegociación con la banca de las condiciones del crédito de 5.175 millones que pidió para su entrada en Repsol. Sacyr está intentando que las entidades financieras encabezadas por Santander, Caja Madrid, Citi y Calyon le permitan desligar el préstamo de la cotización de la petrolera, como también negocia Acciona con su crédito por Endesa, explican fuentes conocedoras de la operación.

Esta cláusula ha sido la pesadilla de Sacyr ya que en cuanto Repsol bajó de 21 euros ha tenido que aportar los activos de la filial de patrimonio inmobiliario Testa como garantía. El pasado 21 de diciembre cambiaron las condiciones y cuando Repsol cotice por debajo de 14 euros durante tres sesiones, Sacyr se verá obligada a aportar dinero en efectivo porque sus otras filiales ya no atraen a la banca como garantía, hasta que se resuelva la venta.