Archivo de Público
Sábado, 10 de Enero de 2009

Regalo tardío

Cafe Tacvuba conmemoró con un concierto en Madrid sus 20 años como una de las mejores bandas de rock mexicano

CARLOS FUENTES ·10/01/2009 - 14:03h

AP - Imagen del grupo tras ganar el Grammy a la Mejor Canción Alternativa en 2008.

Algo falla en Madrid cuando el grupo más grande del rock mexicano cumple 20 años y apenas halla una sala de segunda división para repasar su carrera de enjundia.

Café Tacvba, incombustible quinteto de Naucalpan de Juárez, es el mejor ejemplo latino (con permiso de Los Fabulosos Cadillacs) de cómo se debe evolucionar del ska primitivo al rock electrónico de última generación.

Arrancaron los tacvbos, rebosantes de energía, con un paseo agitado del beat al tecno bailable (Seguir siendo, Tengo todo) pespuntado de recuerdos a la era ska (Eo, Las flores). Llegaron luego la heterodoxa adaptación de Olé Olé (No controles) y el viaje psicodélico 53100. Con el corrido-punk Ingrata y los loops de Chilanga banda, por si había duda, ardió el patio. Y cuando Rubén Albarrán (¡vaya pedazo de onda!) invitó a subir a la tarima, medio centenar de féminas perdieron el tino entre saltos, sudor y fotos con móviles. Meme del Real cantó, bien sensual, Eres antes de disparar el disco-pop de El baile y el salón.

Dos horas resumieron 20 años, poco café para una noche intensa

 

Dedicó Café Tacvba Cómo te extraño a los migrantes latinos (y eran mayoría), que no fallaron en el coro popular y el baile pogo de Pinche Juan ("no te hagas el punk, el arete no te va, y no me puedes engañar"). Dos horas resumieron 20 años, poco café para una noche intensa. Así que vuelvan pronto, cuando quieran.