Archivo de Público
Viernes, 9 de Enero de 2009

Rusia promete dar gas a Europa en tres días

Ucrania "está dispuesta" a admitir a los técnicos de Gazprom, en palabras de su presidente, Víctor Yúschenko, si bien los detalles todavía no han sido cerrados

EFE ·09/01/2009 - 12:54h

El conflicto del gas que desde principios de año enfrenta a Rusia y Ucrania y tiene a media Europa padeciendo las consecuencias, vio un atisbo de solución cuando las partes alcanzaron un principio de acuerdo.

La primera misión de observadores de la Unión Europea (UE) llegó a Kiev para vigilar que el gas ruso destinado a consumo europeo viaje a través de Ucrania sin restricción alguna. Según las autoridades ucranianas, el suministro podría ser restablecido en un plazo de tres días desde que Moscú comience a bombear de nuevo el 80% del gas total que, a través de los gasoductos ucranianos, vende a la UE.Bruselas tiene la promesa del primer ministro ruso, Vladimir Putin, de que una vez que los observadores estén desplegados en la frontera ruso-ucraniana se reanudarán los suministros.

"Las condiciones se han acordado. No hay excusa para que no haya gas en los gasoductos", afirmó el portavoz de Energía de la CE, Ferrán Tarradellas. Tras intensas negociaciones entre ambos países, la Comisión Europea y la Presidencia checa de la UE, Rusia permitió el despliegue de observadores europeos a cambio de incorporar a la misión técnicos de Gazprom, algo a lo que Ucrania "está dispuesta" en palabras de su presidente, Víctor Yúschenko, si bien los detalles sobre el funcionamiento todavía no han sido cerrados. Los técnicos comprobarán el flujo de gas en los puntos de envío.

Sin calefacción

El desacuerdo comercial en el precio del gas para Ucrania desde el 1 de enero ha ocasionado el actual conflicto, que ha afectado a 18 países europeos, entre ellos 12 de la UE. Varios de ellos, como Eslovaquia, Bulgaria o Hungría, que dependen sobre todo del gas ruso, tuvieron que restringir el uso de calefacciones y cerrar escuelas tras el corte total del suministro impuesto por Moscú el pasado miércoles. Putin justificó el cierre del grifo alegando que Ucrania estaba "robando" el gas que pasa por su gasoductos pero va destinado a Europa, algo que tanto dirigentes políticos como la empresa gasista ucraniana Naftogaz han negado contundentemente.

A pesar de los avances en la negociación, Rusia quiere más que un acuerdo verbal y ha exigido "ver los documentos firmados" que pongan por escrito el acuerdo, en palabras del presidente Dimitri Medvédev.