Archivo de Público
Jueves, 8 de Enero de 2009

Mercado laboral por sectores

B. C. B. ·08/01/2009 - 22:48h

SERVICIOS
El primero en empleo y despidos

España es una economía que depende del sector servicios en al menos un 65% de su PIB. Esto hace que el sector sea el que tiene un mayor número de ocupados (casi trece millones en diciembre, un 70% del total), pero que también sea el que expulsa un mayor número, en términos absolutos, de trabajadores al paro: 492.000 en el último año.

En el sector servicios se encuentran algunas de las activiadades económicas que más pueden sufrir la crisis debido a su exposición a la marcha del consumo. Entre ellas destaca el comercio y la hostelería, que en diciembre perdió un 2,23% de afiliados respecto a noviembre. Pero lo positivo es que también concentra otras actividades que son anticíclicas o que pueden hacer frente a la crisis, como los servicios sanitarios o la enseñanza, que han seguido creando empleo durante el año.

Además, el sector de los servicios emplea a un alto número de mujeres, en especial en los sectores menos damnificados por la crisis, de tal forma que 2008 es el primer año que finaliza con más hombres que mujeres parados. La crisis viene con discriminación positivapara la mujer. 

CONSTRUCCIÓN
La víctima y el verdugo de la crisis

La crisis española ha tenido su origen en la caída del mercado inmobiliario y luego se ha visto agravada y amplificada por la debacle financiera. En cualquier caso, el ajuste en el sector del ladrillo está siendo muy duro, el principal peaje se está cobrando en el empleo y ya se han perdido medio millón de afiliaciones.

La patronal y los expertos calculaban al inicio de la crisis que, al menos, sobraban un millón de trabajadores, por lo que aún faltaría otro medio millón más por darse de baja en el ladrillo. Sin embargo, perder el empleo de la construcción no significa automáticamente engrosar las listas del paro, como lo demuestra el hecho de que en el mismo periodo de tiempo sólo 306.863 obreros se han apuntado a buscar un puesto de trabajo. El resto de las afiliaciones perdidas se puede deber a rotación de trabajadores que se pasan a otros sectores.

El sector de la construcción es uno de los que concentra una mayor proporción de mano de obra inmigrante. Si el año pasado 198.996 extranjeros se dieron de alta en el paro, 71.820 lo hicieron para encontrar trabajo en este sector. Además es la actividad donde se han dado de baja más autónomos, casi 50.000. 

INDUSTRIA
El relevo que no llegó a tiempo

Desde hace años, sindicatos y expertos reclamaban que la industria jugara el papel de motor económico y relevara al ladrillo de su situación preeminente dentro de la economía española. Sin embargo, la crisis arrancó antes de que se pusieran las bases para este nuevo modelo y la industria ha tenido también que ajustar sus plantillas, con especial incidencia en el motor, un sector muy sensible a la marcha de la economía.
Una muestra del escaso crecimiento de la industria es que hace cuatro años el sector tenía 2,66 millones de afiliados, logró su récord a mediados de 2007 con 2,72 y vuelve ahora a tener los mismos cotizantes que en 2004 (el ladrillo casi llegó a duplicarse en el mismo periodo). 
Durante 2008, cada mes se ha ido incrementando el número de parados del sector, hasta alcanzar su cénit en diciembre, cuando 119.981 parados se dieron de alta y ya son casi 400.000 los inscritos en las listas del INEM.

Las cifras de nuevos parados están en línea con las de pérdida de afiliación (180.000 en diciembre en la industria manufacturera), lógico dentro de un sector con buenos salarios y condiciones de trabajo que pocosquieren perder. 

AGRICULTURA
Salida para algunos

El campo da empleo a 1,2 millones de personas. Es el sector económico más pequeño de la economía española en cuanto a mano de obra y por ahora ha resultado afectado de forma incierta por la crisis. El sector salda el año en positivo, con una creación de empleo de casi el 3%, pese a que en diciembre tuvo una fuerte caída de afiliación. El paro ha subido un 47,2% en el último año, hasta superar la cifra de los 100.000 desempleados. Esta cifra duplica la registrada en la última década y da cuenta de que muchos parados han decidido buscar salida en este sector económico, hasta ahora poco valorado. 

SIN EMPLEO
Búsqueda 'in extremis'

Casi 50.000 personas sin empleo anterior se han animado durante el ejercicio pasado a dirigirse a una oficina del Inem y buscar activamente un puesto de trabajo. Este colectivo se ha incrementado en un 22% respecto al año anterior y eso que en diciembre más de 6.000 personas se dieron de baja en esta lista. En total, 260.000 personas buscan en la actualidad en España su primer empleo, el nivel más alto en los últimos cuatro años. Además de estudiantes, muchas amas de casa se animan a buscar un empleo para aumentar los ingresos familiares.