Archivo de Público
Viernes, 9 de Enero de 2009

PSOE y PP se inspiran en el Estatut para sortear el trasvase del Tajo

El preámbulo del Estatuto manchego recogerá su final sólo como una aspiración

MIGUEL Á. MARFULL ·09/01/2009 - 08:00h

EFE - El presidente de Murcia firma en contra de la reforma del Estatuto en un acto convocado por regantes.

La fórmula que sirvió para incluir el concepto "nación" en el preámbulo del Estatut y tratar de sortear la inconstitucionalidad de su presencia en el articulado, servirá para salvar la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha. La derogación del trasvase Tajo-Segura, eje de la polémica, se incluirá finalmente en el preámbulo del Estatuto y perderá el carácter imperativo con el que figura en el texto aprobado por las Cortes regionales, según confirmaron a Público fuentes de PSOE y PP conocedoras de la negociación.

La propuesta de reforma del Estatuto establece que el trasvase Tajo-Segura se producirá "en todo caso" en 2015. El texto consensuado rebaja este mandato a una mera aspiración de las Cortes regionales recogida en el preámbulo. "Se mantiene la filosofía y el planteamiento de origen, y se busca una redacción impecable desde el punto de vista constitucional", explica uno de los negociadores.

La fórmula pactada trata así de contentar a todos. Recoge una aspiración histórica de Castilla-La Mancha, pero no se convierte en norma de obligado cumplimiento.

El acuerdo está ultimado, y su contenido podría hacerse público antes de que finalice la próxima semana. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el responsable de Política Autonómica del PP, Javier Arenas, tienen la última palabra para dar la aprobación política al texto.

La propuesta de reforma se debatió en el Congreso el 14 de octubre, tras ser aprobado en Castilla-La Mancha. Desde entonces, PSOE y PP han negociado con total reserva su contenido. Tanta discreción ha facilitado que las modificaciones se materializaran, en diciembre, en un texto que el Ejecutivo y el Partido Socialista han hecho llegar al PP, según confirmó ayer la portavoz del Gobierno manchego. El plazo de enmiendas en la Cámara Baja se ha ampliado hasta el momento en seis ocasiones.

Contentar a todos

Las dificultades han irrumpido en el último momento y tienen más que ver con divergencias internas, especialmente en el PP, que gobierna en dos territorios afectados por el trasvase, Murcia y Valencia, que con el contenido normativo del texto.

Así pues, la derogación del trasvase figurará en el futuro Estatuto de Castilla-La Mancha, pero sin carácter normativo, al recogerse en la introducción política del texto. Esta solución, calcada del acomodo que se buscó para el término "nación" en el Estatut, atenúa el rechazo que la extinción de esta obra hidráulica genera en Valencia y Murcia. Dos diputados del PP murciano rompieron la disciplina de su partido y votaron en contra de que el Congreso tramitase la reforma del Estatuto castellano-manchego.

El presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, advirtió el pasado miércoles que la negociación de la reforma estatutaria "no tendrá como moneda de cambio el agua para Murcia".