Jueves, 8 de Enero de 2009

EEUU cree que la OTAN podría ayudar a los aliados afectados por los cortes de gas

La alianza asegura que los cortes de gas ruso "tienen un impacto en la seguridad" de los países. Rumanía, Bulgaria y Eslovaquia son hasta ahora los aliados más afectados

EFE ·08/01/2009 - 17:15h

STOYAN NENOV/ REUTERS - Decenas de personas viven estos días en los Balcanes sin calefacción mientras atraviesan una ola de frío.

El embajador de EEUU ante la OTAN, Kurt Volker, ha asegurado hoy que los cortes de gas ruso "tienen un impacto en la seguridad" de los países, por lo que la Alianza Atlántica "podría jugar un papel" para asistir a los aliados afectados.

"En estos países se vive un problema humaniario"

"La OTAN no debe tomar el liderazgo, hay conversaciones entre Rusia y Ucrania para resolver este conflicto, pero si la situación persiste deberíamos tener un papel para proveer de asistencia a un aliado que esté sufriendo serios transtornos", ha opinado en un encuentro con periodistas.

Rumanía, Bulgaria y Eslovaquia son los países de la OTAN más afectados por el corte ruso del gas que transita hacia Europa a través de Ucrania.

A juicio de Volker, en estos países "se vive un problema humaniario", además de seguridad.

"Si uno trastorna la posibilidad de un país de funcionar con normalidad, eso significa inseguridad. Y restaurar la posibilidad de una nación de tener una vida económica normal y productiva es un elemento de seguridad importante. Como alianza es para lo que estamos", ha afirmado el embajador estadounidense.

Volker ha explicado que la posible ayuda de la OTAN en este conflicto es sólo una hipótesis y tampoco ha concretado de qué modo podría llevarse a cabo dicha asistencia, pero ha recordado que el artículo cuatro del Tratado del Atlántico Norte prevé que un país aliado pueda pedir la ayuda de otros si considera que su seguridad está en juego.

A su juicio, la motivación de Rusia para cortar el gas es tanto comercial como política, y está relacionada con su deseo de "mostrar su fuerza".

"Rusia usa la energía para controlar políticamente a otros países, manteniendo un monopolio", ha asegurado Volker.

Noticias Relacionadas