Archivo de Público
Jueves, 8 de Enero de 2009

La ONU suspede la ayuda a los refugiados después del asesinato de Israel de un conductor de la ONU

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos ha anunciado el cese de sus actividades hasta que el ejército israelí deje operar a los actores humanitarios. La organización ya sufrió graves ataques a sus escuelas

PÚBLICO.ES/EFE ·08/01/2009 - 19:51h

MOHAMMED SABER/EFE - Una niña palestina permanece en el colegio de Naciones Unidas del campo de refugiados de Jabaliya, norte de Gaza.

Como si de un segundero se tratara, las cifra de palestinos muertos por los ataques de Israel suman datos de forma incansable, escalofriante. Al menos 763 palestinos han muerto y 3.120 han resultado heridos en Gaza en la operación Plomo Fundido desde que comenzara el 27 de diciembre.

Son cifras que se irán incrementado a medida que transcurran las horas, los días, las semanas... 375 de los heridos se encuentran en estado muy grave y el Ejército israelí continúa sus bombardeos por tierra, mar y aire.

"Falta mucha gente, lo más probable es que esté bajo los escombros de decenas de casas destruidas", ha explicado de forma escéptica el responsable del servicio de emergencias en la Franja, Moawiya Hasanein.

Sólo este jueves los servicios de rescate han hallado los cadáveres de 35 palestinos entre los escombros de un edificio en el barrio de Zeitún, en la ciudad de Gaza, bombardeado por el Ejército israelí.

Segundo día de pausa

Tal y como anunciaron el miércoles, entre las 13:00 (11:00 GMT) y las 16:00 (14:00 GMT) hora local las fuerzas israelíes han detenido sus ataques por segundo día consecutivo para que la población pudiera salir de sus casas y las ambulancias atender heridos y recoger cadáveres.

En los ataques de hoy han muerto once palestinos y han resultado heridos unos 40 

Acabado el plazo, aviones de guerra israelíes han vuelto a la carga, reanudado los bombardeos y los tanques el disparo de proyectiles.

En los ataques de hoy han muerto once palestinos y han resultado heridos unos 40, según Hasanein, quienha pedido a las "organizaciones humanitarias del mundo que actúen lo más rápido posible para detener una grave y auténtica crisis humanitaria".

En un comunicado, la ONG israelí Btselem ha pedido al Ejército israelí -que invadió Gaza el pasado 3 de enero- que permita la evacuación de varios heridos atrapados entre cascotes. Varios palestinos han muerto a consecuencia de sus heridas por falta de atención médica, pues las tropas israelíes impedían el acceso a las ambulancias, según testigos.

La ONU se cansa

Lo cierto es que la situación es crítica y tiene pocos visos de mejorar a corto y medio plazo. La ONU ha pisado el freno tras los recurrentes ataques lanzados por el Ejército israelí. Este jueves se ha producido el último, cuando el conductor de un camión de Naciones Unidas que transportaba ayuda humanitaria a la Franja de Gaza ha muerto como consecuencia de un ataque israelí. Otros dos han resultado heridos.

Francesc Claret, portavoz de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), ha detallado que el incidente se produjo sobre las nueve de la mañana cerca de la carretera de Yabalia, cuando varios camiones, contratados a una empresa local para el transporte, recibieron el impacto de al menos dos disparos de tanques israelíes.

"Uno de los conductores ha muerto, otras dos personas han sufrido heridas moderadas y varias más han sido heridas de distinta consideración", ha señalado Claret, que ha añadido que también ha sufrido daños uno de los camiones que transportaba maquinaria. La UNRWA, ha señalado el portavoz, "había coordinado con el Ejército la entrada de camiones" y había indicado la ruta que éstos iban a seguir.

Suspenden las operaciones

Éste sería el tercer ataque de fuerzas israelíes contra blancos de Naciones Unidas, después de que en los últimos dos días fueran bombardeadas dos escuelas de la UNRWA en Gaza, provocando más de cuarenta muertos. Por esta razón, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos ha decisido suspender sus operaciones en Gaza.

"No podemos continuar operando de esta manera. Lo que pedimos al Ejército israelí es que deje operar a los actores humanitarios", ha explicado Claret.