Miércoles, 7 de Enero de 2009

Hollywood claudica ante el cine francés

Los filmes galos suman un histórico 45% de cuota en 2008

ANDRÉS PÉREZ ·07/01/2009 - 22:28h

2008 fue un año de éxito total para el cine francés en términos de audiencia en las salas de proyección, según reflejan las cifras publicadas ayer por el Centro Nacional de la Cinematografía (CNC). No sólo aumentó el número de espectadores en general, que se elevó a 188,8 millones, sino que, además, la proporción de entradas vendidas para ir a ver películas francesas ascendió a un 45% del total de cuota de pantalla. Lo nunca visto desde 1984.

Clave para este éxito de la producción nacional francesa de cine fue una película, Bienvenidos al norte, de Dany Boon. La comedia de barrio, enternecedora y sublimadora de la vida de la gente corriente del frío norte de Francia, vendió nada menos que 20,44 millones de entradas. Eso quiere decir que más de una de cada diez entradas fueron vendidas a alguien que fue a ver las aventuras y desventuras de los Ch’tis, las gentes del norte de Francia.

El éxito imparable de la comedia constituyó un fuerte tirón de la producción nacional gala, que atrajo en conjunto a unos 86 millones de espectadores. Con esos datos en la mano, el Centro Nacional de la Cinematografía, que dispone de un importante aparato de fondos de apoyo a la creación cinematográfica, pudo anunciar triunfalmente que en 2008 la producción francesa volvió a repetir su gesta de 1986: la cuota de pantalla del cine francés superó a la del cine estadounidense.

Cifras millonarias

La ministra de Cultura, Christine Albanel, se apresuró a subrayar que 2008 fue “un año excepcional para el cine francés”, y puso por delante que su país se consolida así como “la tercera potencia del cine mundial, tras Estados Unidos e India”. Francia es, además, según dijo, “el país de Europa en que la cuota del cine nacional es más elevada, con “películas para el gran público y filmes de autor”.

El éxito de Bienvenidos al norte, aplastante, eclipsó en parte la de la otra gran locomotora de las producciones nacionales del año pasado, Astérix en los Juegos Olímpicos.

La cifra global de entradas de cine, de 188,8 millones de espectadores, representa un 6,2% más que el año precedente, 2007, pese a que, entre uno y otro, se ha desarrollado considerablemente el fenómeno de intercambio y descarga gratuito de películas vía internet. Un dato que contradice frontalmente los argumentos de las grandes majors contra las redes peer to peer.

En total, diez películas superaron los tres millones de espectadores, dos de ellas francesas, incluido el exitazo inesperado de Bienvenidos al norte, que se estrena el viernes en España. Donde sí hubo un cambio fue en la categoría de películas que registraron entre dos y tres millones de entradas: catorce en total.

De hecho, la revista económica Challenges sacó a relucir un dato que podría moderar el grito de victoria de la ministra de Cultura. Aparte del taquillazo de Bienvenidos al norte, Asterix y otros filmes como Mesrine o La clase (Palma de Oro de Cannes) dentro de un conjunto de unas 20 películas francesas exitosas, el año fue parecido a cualquier otro, según la publicación gala.