Archivo de Público
Miércoles, 7 de Enero de 2009

Sarkozy afirma que Israel y Palestina aceptan el plan de paz

Egipto y Francia hicieron una propuesta a ambos bandos con el visto bueno de la ONU. El portavoz del Gobierno israelí niega acuerdo alguno

Paz, tres horas al día

"Veo los cadáveres de este sinsentido", por Moutazz Aburamadan

Sarajevo es ahora Gaza, por Pere Rusiñol

Sangre y fuego sobre Gaza

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·07/01/2009 - 13:33h

El presidente francés Nicolas Sarkozy. EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo este miércoles que Israel y la Autoridad Palestina han aceptado el plan de tregua para Gaza anunciado el martes por Egipto. Sarkozy se mostró ayer convencido de que la tregua podría llegar en breves días.

El despacho de Sarkozy sacó un comunicado este mediodía que decía que "el presidente está encantado con la aceptación por parte de Israel y la Autoridad Palestina del plan franco-egipcio presentado la noche pasada en Sharm el Sheij por el presidente (egipcio Hosni) Mubarak".

"El jefe de Estado pide que su plan sea aplicado tan rápido como sea posible para detener el sufrimiento de la población", añadió.

Es cierto que el pesidente palestino Mahmud Abás se mostró favorable a llevar a cabo el planteamiento que habían propuesto ambos países esta mañana. "Lo veo con buenos ojos y, por lo tanto, lo acepto", informó Reuters.

El acuerdo sobre Gaza, sin embargo, depende menos de lo que parece del propio Abás, ya que esa zona de Palestina está controlada por Hamás, contraria a los partidarios del presidente palestino, Fatah. Hamás por el momento no se ha pronunciado.

Israel no confirma el acuerdo

Sin embargo, su homólogo israelí, Simon Peres, no fue tan expresivo esta mañana. En una entrevista para el canal de noticias británico, Skynews, dijo que sus Gobierno estudiaría los puntos del plan en los próximos días sin confirmar que el ejecutivo israelí lo hubiera aceptado ya. 

De hecho, en palabras a la BBC de Londres, el portavoz del gobierno israelí, Mark Regev, dijo tras el anuncio del despacho de Sarkozy, que Israel "daba la bienvenida al plan presentado" y que lo estudiaría. No obstante, aclaró que su país necesita el compromiso claro de Hamás y una estrategia que asegure que "el lanzamiento de cohetes no se repetirá en el futuro". 

A las preguntas del presentador de la cadena británica, Regev dijo "claro que no hay tregua, de hecho los combates continúan".

Ademas, ha avisado de que el mundo debe vigilar a Irán "para que no rearme a Hamás, porque sabemos que lo harán".

Regev, preguntado si Sarkozy se había equivocado, se limitó a decir: "el acuerdo puede ser bueno, pero la diplomacia es como es y yo no puedo desvelar más aspectos de las negociaciones".

Corredor humanitario

Esta mañana, el Ejercito israelí abrió un corredor en Gaza para que pasara la ayuda humanitaria durante tres horas. No obstante, las noticias siguen siendo contradictrias ya que mientras Sarkozy anunció el acuerdo, el diario The Jerusalem Post, sugería esta mañana que el ministro de Defensa Ehud barak, planeaba distribuir al Ejército por toda la franja para darle "el golpe final a Hamás".

Plan egipcio de tres puntos

1. Una tregua entre Israel y las facciones palestinas, por un limitado período, para allanar el camino que permita la apertura de pasos seguros con el fin de entregar asistencia a la población de la franja de Gaza y facilite los esfuerzos de Egipto para alcanzar un alto el fuego completo y duradero.

2. Invitar a Israel y a los palestinos para una reunión urgente con el fin de acordar una serie de garantías y compromisos para evitar la repetición de la actual escalada (en Gaza) y analizar las razones, incluyendo garantizar la seguridad en los pasos fronteizos para abrir esos puntos y levantar el bloqueo. Disposición de las dos partes para discutir este tema con los israelíes y los palestinos, junto con la Unión Europea y otras partes involucradas, como el llamado Cuarteto (EEUU, la UE, Rusia y la ONU).

3. Renovar la invitación de Egipto a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y las diversas facciones palestinas para conseguir la reconciliación palestina, como una necesidad clave para afrontar los desafíos de su gente y su causa.