Miércoles, 7 de Enero de 2009

Zapatero recibe al cardenal Cañizares "por cortesía" y para desearle suerte

Fernández de la Vega matiza que no trataron las relaciones del Gobierno con la Conferencia Episcopal Española

PÚBLICO.ES / EFE ·07/01/2009 - 15:19h

EFE - Cañizares en el Palau de la Generalitat.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha recibido esta mañana en La Moncloa al cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, recientemente nombrado por el Papa como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el seno del Vaticano. 

Según la Secretaría de Estado de Comunicación durante el encuentro, que ha transcurrido en un clima cordial y de cortesía, Zapatero ha deseado suerte y éxitos al cardenal en su próxima tarea.

Asimismo, en la entrevista, que ha durado cerca de una hora, el presidente ha ofrecido al cardenal Cañizares la colaboración del Ejecutivo español.

Importante "responsabilidad" 

Esta misma mañana, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó que la reunión se trataba de "una visita de cortesía".

"Se trata de una visita de cortesía" 

Fernández de la Vega fue preguntada por la posibilidad de que esa entrevista pueda servir para mejorar las relaciones del Gobierno con la Conferencia Episcopal Española en la conferencia de prensa que ofreció en la ciudad india de Bangalore.

La vicepresidenta precisó que se trata de dos cuestiones diferentes, ya que una de ellas es la relativa a las relaciones del Gobierno con la Conferencia Episcopal y otra es la presencia de Cañizares en la Moncloa, que dijo que se trata de una "visita de cortesía" antes de que se traslade al Vaticano para desempeñar "una importante responsabilidad".

Congregación del Culto Divino

El cardenal arzobispo de Toledo y primado de España fue nombrado el mes pasado por el Papa Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, con lo que se convierte en el español con mayor rango en el Vaticano.

La vicepresidenta insistió en separar las relaciones del Gobierno con la Conferencia Episcopal de las que mantiene con el Vaticano, donde dijo que existe un diálogo de Estado a Estado.

Las primeras indicó que están enmarcadas dentro de la normalidad institucional, son de respeto y colaboración, y en algunas ocasiones hay discrepancias, mientras que en otras existen acuerdos.