Miércoles, 7 de Enero de 2009

Israel estrecha el cerco sobre las ciudades de la franja de Gaza

 

La ofensiva israelí ya ha cobrado la vida a 660 personas, entre ellos 210 niños

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·07/01/2009 - 08:00h

En la undécima jornada de la operación contra la franja de Gaza, el Ejército israelí estrechó el cerco militar sobre las principales ciudades palestinas causando la muerte de más de 100 personas, en su mayoría civiles, incluidos decenas de niños y mujeres, y centenares de heridos.

Las tropas operan en gran parte de la franja, en toda la mitad norte y también en zonas de la mitad sur. El cerco se estrechó ayer sobre Jan Yunis, en el sur, y también se hizo más profundo en la ciudad de Gaza, aunque la infantería no llegó a su corazón.

El ataque más mortífero fue el que sufrió una escuela de las Naciones Unidas de Yabaliya, donde se habían refugiado 350 personas. El saldo de este bombardeo fue de 42 muertos y un centenar de heridos, de los cuales 20 estaban anoche en estado muy grave.

El Ejército dijo que en la escuela había milicianos, pero el director de la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados lo desmintió. John Ging aseguró que la ONU tiene vigilantes en las puertas para impedir la entrada de milicianos y que hasta ahora no se han violado esas normas.

La implacable maquinaria de guerra israelí actuó en otros numerosos lugares, provocando muertes por doquier. Con las de ayer, ya son más de 660 los fallecidos incluidos 210 niños. Los heridos superan los 3.000.

La marina concentró los bombardeos durante la mañana en el campo de refugiados de Deir al-Balah. La artillería machacó numerosos puntos del sector norte de la franja, pero eso no impidió que las milicias arrojaran más de 40 cohetes que causaron varios heridos leves.

Según sus responsables, la operación se inició el 27 de diciembre para detener los cohetes. Sin embargo, las milicias apenas si han reducido el número de lanzamientos.

En los choques directos murieron ayer un número limitado de milicianos y un soldado israelí, que se sumó a los cuatro fallecidos el lunes en dos incidentes de "fuego amigo". Ambos causaron una pequeña conmoción en Israel, aunque la población en general considera que un saldo semejante se puede soportar.

Reunión de alto nivel

La cúpula política celebró anoche una reunión para analizar la situación. Según la televisión, el primer ministro, Ehud Olmert, y los titulares de Defensa y Exteriores, Ehud Barak y Tzipi Livni, estudiaron dos cuestiones que el Gobierno no considera contradictorias: la posibilidad de concretar alguna iniciativa diplomática y la posibilidad de expandir la invasión a las pocas zonas de Gaza que hasta ahora se han librado de los tanques y los bombardeos.

Esta última opción acaricia una vieja idea de Israel, la de desalojar a Hamás del Gobierno y entregar Gaza al presidente, Mahmud Abás. Al principio, esta idea se había descartado, pero los dirigentes hebreos creen ahora que es factible, habida cuenta de la "escasa" resistencia que sus soldados han encontrado en los primeros días de la invasión.

Fuentes diplomáticas dijeron que Israel está estudiando la iniciativa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que prevé el despliegue de ingenieros militares en la frontera entre Gaza y Egipto para eliminar los túneles que se usan para el contrabando y por donde Hamás introduce armas.