Martes, 6 de Enero de 2009

La petrocracia surgida del fondo del océano Atlántico

El gigante suramericano se ha convertido en líder mundial en crudo de aguas profundas

BERNARDO GUTIÉRREZ ·06/01/2009 - 08:00h

antonio scorza/ afp - La plataforma P 36, una de las primeras de la historia, cruzando la bahía de Guanabara en 1999.

Primero llegó el bombo y platillo de la autosuficiencia petrolera (en abril de 2006). Y después la crónica de un goteo anunciado de fresco oro negro.

En noviembre de 2007, el primer descubrimiento, el yacimiento Tupi (8.000 millones de barriles).

"Dios es brasileño"

Después, uno detrás de otro, pozos de nombres mítico/bíblicos: Tupi, Bem-te-vi, Carioca, Parati, Caramba, Júpiter. Y el mega pozo Carioca (33.000 barriles, 14 de abril de 2008) que causó furor internacional.

El país de Lula es autosuficiente en petróleo desde abril de 2006

Después de la apertura del pozo Guará, a 310 kilómetros de la costa de São Paulo (entre 8.000/10.000 millones de barriles) Lula lo tuvo clarísimo: "Dios cuida a todos los países, pero parece que decidió vivir en Brasil". El Dios (del petróleo), pues, es brasileño, remake del mítico filme de Cacá Diegues.

Y no es para menos. Los nuevos descubrimientos colocan a Brasil (entre 50.000 y 80.000 millones de barriles de crudo ligero) en novena posición mundial, por delante de Nigeria y muy cerca de Kazajistán. Pero el potencial de Brasil no tiene que ver sólo con la cantidad.

Tecnología punta

Antes de 2013, Brasil inaugurará veinte nuevas plafatormas

Petrobrás, aparte de buen olfato, ha desarrollado una agresiva política de prospección en aguas profundas (todos los descubrimientos). Y se ha convertido en el líder tecnológico mundial de plataformas marinas. Precisamente Lula anunció la autosuficiencia en 2006 desde la plataforma P 50, en la bahía de Santos (São Paulo), con una asombrosa capacidad de 180.000 barriles diarios.

El resultado salta a la vista: en los años setenta, Brasil importaba el 80% del crudo que consumía; a finales de 2007 tenía un superávit de 13.000 barriles diarios.

Pero lo mejor estaba por venir. La P 51, primera plataforma 100% made in Brasil que se inaugurará este mes, supone un verdadero punto de inflexión. "Hasta ahora, las plataformas venían de Noruega o Singapur, pero esta es la primera brasileña", afirma Altamira Da Motta, project manager de la P 51.

Esta mole de 48.000 toneladas, que flota a 150 kilómetros de Río de Janeiro y producirá también 180.000 barriles diarios, es más que una plataforma. Es la punta del iceberg de la nueva petrocracia de Sudamérica. Y hay más. La P 56 está en marcha. "Nadie construye tantas plataformas y de una forma tan continuada en el mundo", asegura a Público Antônio Carlos Justi, gerente general de Ingeniería y Transporte Marítimo de Petrobrás

Las previsiones de Petrobrás son espectaculares. Invirtiendo 651.000 millones de dólares la petrolera brasileña quiere aumentar la producción desde 2.301.000 barriles diarios (2007) hasta 3.494.000 en el año 2012. "La nueva fase consiste en aumentar la competitividad", explica Antônio Carlos Justi.

Bajada de precios

El mundo, después de la euforia inicial, puso en entredicho los beneficios de extraer crudo a tanta profundidad. Casi todos los yacimientos se encuentran en la denominada capa pre-sal (a más de 5.000 metros bajo el océano). Desde Neftex Petroleum Consultants, calcularon el coste de extracción del crudo en 240.000 millones de dólares, lo que convertiría a los nuevos yacimientos en los más caros del mundo.

Patrick Carvalho, jefe de la División de Estudios Económicos de la Federación de Industrias del Estado de Río de Janeiro (Firjan), alertó recientemente de la bajada "del precio del crudo". Lo que podría ser rentable con el barril a 150 dólares podría no serlo a un precio de 50 dólares. Pero Antonio Brufau, presidente de Repsol YPF, durante el pasado Congreso Mundial del Petróleo, desestimó los argumentos contra la explotación a profundidad: "La complejidad es alta, pero el potencial es muy alto".

Producción de gas

Petrobras parece no notar la bajada del precio del crudo.Ya desarrolla tecnología para producir a 3.000 metros. Y en 2010 Brasil extraerá unos 2,3 millones de barriles diarios de crudo sólo del mar. Entre 2009 y 2013, Brasil pondrá en funcionamiento 20 nuevas platormas.

El secreto del optimismo podría estar en el doble fondo de los pozos: el gas. Por cada barril de crudo se pueden obtener hasta 30 metros cúbicos de gas, 3,5 millones de m3/día de gas natural. Repsol invertirá inicialmente 1.500 millones de dólares en el yacimiento Carioca.