Archivo de Público
Martes, 6 de Enero de 2009

Obama prepara una rebaja fiscal de 215.000 millones

Unos 150 millones de estadounidenses podrían verse beneficiados por las medidas, que se aprobarán tras la toma de posesión del presidente electo

 

Isabel Piquer ·06/01/2009 - 08:00h

efe - Barack Obama, tras reunirse ayer en la Cámara de Representantes.

El presidente electo, Barack Obama, se reunió ayer con los principales líderes del Congreso estadounidense para empezar a preparar un plan de rescate económico que incluirá 300.000 millones de dólares (215.000 millones de euros) en recortes fiscales y que los demócratas esperan aprobar poco después de la toma de posesión, el próximo día 20. Según el diario Wall Street Journal, la envergadura del alivio impositivo (cerca del 40% de un paquete de estímulo que podría llegar a los 775.000 millones de dólares para los próximos dos años) es mayor de lo que muchos en el Capitolio habían anticipado y podría ayudar a conseguir el respaldo de los republicanos.

La reducción de impuestos (unos 500 dólares por persona) será para quienes ganan menos de 200.000 dólares al año, y también incluye un alivio fiscal de unos 40.000 a 50.000 millones de dólares, de un año de duración, para las empresas que contraten o recontraten personal. Obama espera que esta medida ayude a "crear o salvar" tres millones de puestos de trabajo de aquí a 2011.

Se calcula que unos 150 millones de estadounidenses podrían verse beneficiados por las nuevas medidas.

"Estamos aquí porque la gente no puede esperar", dijo Obama al reunirse con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. "A finales de esta semana vamos a recibir un informe sobre el empleo bastante malo, necesitamos estimular la economía y poner a la gente a trabajar", añadió.

Los recortes propuestos por Obama podrían dar más impulso en dos años que lo que lograron las medidas que el presidente, George W. Bush, implementó al principio de su mandato.

La idea del plan de estímulo se basa en grandes proyectos de infraestructura a largo plazo. Además, la propuesta del nuevo equipo de Gobierno quiere mejorar las condiciones de empleo, no siempre fáciles en EEUU.