Archivo de Público
Martes, 6 de Enero de 2009

El IPC sólo sube un 1,5% y da paso al año de la «desinflación»

La moderación de los precios influye en los salarios, cuyas cláusulas de salvaguarda no se activarán

B. CARREÑO/ A. LARREA ·06/01/2009 - 08:00h

"No hay mal que por bien no venga", dice el refranero español y, en el caso de la crisis, la lógica castiza se cumple al pie de la letra. La economía española tiene una enfermedad crónica, la elevada inflación, que la crisis paliará por unos meses. El IPC adelantado de diciembre cerró el año en un 1,5%, el nivel más bajo en una década, y prepara el terreno para un 2009 que puede ser el año con los precios más contenidos de la historia. Es lo que desde el Gobierno ya llaman un periodo de "desinflación".

El dato supone una caída de nueve décimas respecto a noviembre y, si se confirma (la cifra definitiva apenas suele variar en una décima), dejaría la inflación media del año en un 4,1%, el nivel más alto desde 1995. Y, es que, aunque la curva de los precios ha dado un vertiginoso giro a la baja en el último trimestre, durante el verano se alcanzaron cotas históricas por encima del 5% de crecimiento de los precios.

Sin salvaguardas

Este inesperado dato de diciembre juega en contra de las cláusulas destinadas a compensar la desviación de la inflación que toman como referencia el último mes del año en lugar de la inflación media. Es el caso de muchos convenios colectivos con cláusulas de salvaguarda que se activan en diciembre. Así, y pese a que los salarios se han erosionado en un 4,1% en el año, estas cláusulas compensatorias no se activarán, ya que el IPC de diciembre no ha cruzado el umbral del 2%, inflación prevista por el Gobierno y que se contempla por defecto en los convenios.

Desde 1998, último año de inflación contenida en España, nunca el IPC había cerrado por debajo del 2%, por lo que siempre se había activado la cláusula de revisión. Los sindicatos recordaron ayer que el comportamiento de la inflación este año ha sido una muestra de que el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios no alimenta ninguna espiral inflacionista.

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, advirtió ayer de que, pese a las perspectivas de que el próximo año la inflación cierre por debajo del 2%, éste seguirá siendo el objetivo de revalorización de los salarios que se exigirá en la firma del Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC). Ferrer recuerda que otros años los trabajadores han tenido que cargar con el peso de la inflación (como puede ocurrir en 2008) y que la congelación de los sueldos sería muy peligrosa para la economía.

Si hace unos meses se invocaba al fantasma de la estanflación precios elevados sin crecimiento económico ahora los pesimistas advierten de la llegada de la deflación, un periodo de tasas negativas de los precios. Economía llama a la calma y asegura que, aunque se verán puntuales registros negativos del IPC, sólo habrá un proceso de moderación de los precios.