Archivo de Público
Lunes, 5 de Enero de 2009

Detectan tendencia favorable en incidencia de accidente cerebral

Reuters ·05/01/2009 - 15:22h

Menos personas están sufriendo accidentes cerebrovasculares (ACV) y muriendo por esa causa, según reveló un estudio realizado en Suecia.

El equipo del doctor Aslak Rautio, de la Universidad de Umea, escribió en la revista Stroke que se ha observado una reducción, en distintos grados, de la incidencia de ACV y la mortalidad por esa causa en los adultos diabéticos y no diabéticos.

Los autores usaron datos de un registro sueco de ACV para comparar tendencias en el tiempo, mortalidad por caso y por ACV en pacientes con y sin diabetes. Se registraron todos los ACV que sufrieron pacientes de entre 35 y 74 años entre el 1 de enero de 1985 y el 31 de diciembre del 2003.

De los 15.382 adultos que tuvieron un ACV, 11.605 padecieron un primer ACV y 3.777 uno nuevo. El 23 por ciento de los pacientes era diabético.

La incidencia de ACV en los hombres diabéticos era aproximadamente cinco veces mayor que en los hombres sin diabetes, mientras que esa diferencia entre las mujeres fue entre siete y nueve veces mayor.

El equipo observó una reducción significativa en la incidencia del primer ACV entre los hombres no diabéticos (0,8 por ciento anual) y en las mujeres diabéticas (1,5 por ciento anual).

La incidencia de un nuevo ACV disminuyó marcadamente en todos los grupos, excepto en los hombres diabéticos. La reducción en el primer y nuevo ACV fue significativamente mayor en las mujeres diabéticas que en las no diabéticas.

Todos los grupos registraron una reducción de la mortalidad por ACV, excepto las mujeres diabéticas con un primer ACV.

"Hubo más ACV recurrentes en la población diabética que en la no diabética", indicó el equipo.

"Por lo tanto, debería intensificarse la prevención secundaria en los pacientes diabéticos con enfermedad cardiovascular establecida con intervenciones para evitar todos los factores de riesgo cardiovascular", añadió.

El tratamiento de la presión y el colesterol elevados "son clave para lograr ese objetivo", finalizó el equipo.

FUENTE: Stroke, diciembre del 2008