Lunes, 5 de Enero de 2009

Los nuevos notarios de los documentos electrónicos

La empresa Logalty es un intermediario que genera y custodia documentos electrónicos con máxima garantía y fiabilidad para los clientes

ANA REQUENA ·05/01/2009 - 08:00h

jupiter - La empresa custodia pruebas electrónicas e impide su manipulación.

Del papel a Internet. Mandar correos electrónicos en lugar de notificaciones o documentos a través del correo tradicional, o hacer operaciones bancarias por Internet en vez de acudir a la oficina está ya a la orden del día. Logalty nació para garantizar estas nuevas relaciones comerciales que se materializan en documentos electrónicos. La empresa es pionera en notificaciones electrónicas garantizadas y aceptación de contratos telemáticamente.

"Las pruebas documentales en soporte papel son perdurables e inalterables, lo que no sucede con las pruebas electrónicas", afirma el director comercial de Logalty, José Luis Martínez. El ejecutivo señala que "la volatilidad y la unilateralidad" son las características de los documentos electrónicos. Esto las convierte en pruebas poco fiables jurídicamente, por ser "fácilmente manipulables". "Había que convertir todo eso en pruebas reales", explica Martínez. Es en esa tarea cuando se define Logalty como una "Tercera Parte de Confianza", un intermediario que genera y custodia pruebas electrónicas y elimina los problemas en las relaciones electrónicas entre las partes implicadas.

Logalty tiene el respaldo de la Agencia Notarial y del CGPJ

Procesos judiciales

Logalty, creada por Garrigues, tiene el respaldo de la Agencia Notarial de Certificación (Ancert) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). La Ancert incorpora el sellado de tiempo a las transacciones y guarda un resumen de su contenido.

El pasado junio Logalty firmó un convenio con el CGPJ para evitar que las partes implicadas en los documentos los manipulen e interfieran en los procesos judiciales. "Llegamos a un acuerdo sobre tres puntos: formar a los jueces en pruebas electrónicas, generar un manual sobre este tema para que estuviera disponible en los juzgados y establecer un protocolo por el cual Logalty pondría a disposición de los jueces las pruebas sin que pasaran antes por ninguna de las dos partes para evitar romper la cadena de custodia", comenta el director.

Ya son 150 los clientes que han confiado en Logalty: aseguradoras, entidades financieras o empresas del sector energético. Según sus responsables, ha logrado combinar la eficiencia con un precio más que asequible.

Su sistema ha ampliado las modalidades de firma de los documentos electrónicos: no sólo permite usar el DNI electrónico o la firma electrónica (cuyo uso aún no está especialmente extendido); con un simple móvil pueden realizarse todas las operaciones. La empresa también ha incorporado otros sistemas, como la biometría de voz o el certificado digital. Con estas tecnologías, Logalty permite a las empresas ahorrar costes. Mientras un burofax cuesta entre 12 y 20 euros, una notificación electrónica con Logalty cuesta un euro. La firma de un contrato en papel tiene un coste de entre 18 y 40 euros, lo que contrasta con los dos euros de una perfección electrónica de contrato.

Guardar un documento en formato electrónico durante un largo periodo puede complicar su lectura: los programas para abrirlo caducan y es más difícil su visualización. Para evitar este problema, "durante el tiempo que el documento está con nosotros garantizamos su visualización", asegura el director.