Domingo, 4 de Enero de 2009

Israel consuma la invasión de Gaza

Las tropas han dividido en dos la zona, aislando el norte del sur, y han cortado los accesos a la ciudad. Israel admite su primer muerto en combate. La ofensiva israelí provoca ya más de 500 muertos en nueve días, la mayoría civiles 

La hipocresía diplomática también es cómplice de crímenes, por Carlos Enrique Bayo

Gila en Palestina, por Isaac Rosa

Horror en la cárcel más poblada, por Esteban Beltrán

PÚBLICO.ES ·04/01/2009 - 18:40h

Dvir Emmanueloff, de 22 años, es el soldado israelí fallecido este domingo.

Israel sigue cumpliendo sus amenazas después de que en la noche de este sábado iniciara una incursión en la franja de Gaza con el propósito de reducir al mínimo a Hamás. A los tanques y al Ejército de tierra se le suman los bombardeos y el apoyo de la artillería naval desde el Mediterráneo. Desde la medianoche de ayer 35 palestinos han muerto y más de 140 han resultado heridos. Sólo tres de ellos eran militantes de Hamás según fuentes hospitalarias. Otros 30 militares israelíes han resultado heridos, además de que Hamás dice haber matado a cinco soldados. El primer ministro israelí Ehud Olmert dijo esta mañana que la invasión de Gaza era algo "inevitable", a la vez que las voces críticas de la comunidad internacional siguen multiplicándose.

Las tropas israelíes se adentraron en territorio palestino por cuatro puntos. Tres de ellos, Beit Hanoun, Jabaliya y Beit Lahiya, en el norte de la franja, ya habían sido escenario de este tipo de operaciones en el pasado. En la última localidad, Beit Lahiya, los combates están siendo especialmente fuertes. Allí fue donde los tanques de Israel mataron a los 23 palestinos que han perdido la vida desde que comenzara la invasión a última hora de ayer.

Las tropas han "partido" la franja en dos partes aisladas y desde el norte del territorio no hay forma de acceder a la región del sur. Las calles de Gaza capital están desiertas, con decenas de edificios destruidos por los bombardeos, entre los que destaca la sede en ruinas del Parlamento de Hamás. En la ciudad se oye sólo el sonido de los aviones israelíes y el fuego de explosiones y disparos de artillería. Además, continúa el bloqueo. La continuación del ataque israelí ha impedido el envío de ayuda humanitaria desde Egipto a través del paso fronterizo de Rafah, ha denunciado el gobernador del norte del Sinaí, Mohamed Shusha. 

Hospital desbordado

"Israel está disparando contra las casas y los mercados"

Las informaciones del hospital Kamal Adwan recogidas por la agencia Reuters, desvelaron esta mañana que sólo tres de los palestinos muertos eran militantes de Hamás.

Entre el drama de los fallecidos destaca los cinco miembros de una familia, una madre y sus cuatro hijos, que perdieron la vida después de que un proyectil israelí impactara contra su casa situada en este de la ciudad de Gaza. 

Sin duda, gran parte de los fallecidos desde anoche son civiles, "porque Israel está disparando contra las casas y los mercados", dijo a Efe en conversación telefónica desde Gaza Hasan Yalaf, viceministro de Sanidad de Hamás y director general del Hospital de Shifa.

La situación en el principal hospital de la franja palestina es "dramática", puesto que llevan más de 48 horas sin suministro eléctrico y no cuentan con medicamentos ni personal para hacer frente a la emergencia.

"Llevamos dos días funcionando con los generadores, que pueden parar en cualquier momento porque no tenemos reservas de combustible", dijo el viceministro. El hospital está "totalmente desbordado" y la situación que se vive hoy allí es "angustiosa", agregó.

Heridos y muertos en el bando hebreo

El Ejército de Israel también lleva a cabo operaciones en un cuarto punto, la localidad de Rafah, próxima a la frontera con Egipto. En los combates, han resultado heridos 30 soldados israelíes, dos de ellos de gravedad, según confirmaron fuentes militares. El Gobierno israelí ha reconocido, hasta el momento, la muerte de uno de sus soldados, muerte que también confirma el diario Haaretz.

"Hemos escuchado a los israelíes decir que ya tienen más de cinco muertos"

Por otro lado, los militantes de Hamás dijeron esta mañana haber capturado a dos soldados, hecho que hasta el momento ha sido desmentido por el Gobierno de Tel Aviv. Un portavoz de las Brigadas del Qasam, brazo armado del movimiento, ha asegurado al canal de televisión qatarí Al Jazeera haber matado a cinco soldados israelíes y herido a otros 20 en la franja de Gaza.

"Durante la primera media hora de la invasión, la resistencia ha logrado hacer estallar varios artefactos explosivos (contra el Ejército israelí) y les escuchamos (a los israelíes) decir que hay más de cinco muertos y otros veinte heridos, que se han producido en las primeras horas", explicó el portavoz, no identificado por la cadena de televisión.


Invasión inevitable

Olmert volvió a justificar la desproporcionada acción del Ejército israelí como una operación "inevitable". Consciente de que las bajas no tardarían en llegar, el todavía primer ministro israelí dedicó unas palabras a las madres de los soldados desplegados en la franja. "He pensado mucho en vosotras desde que comenzó la operación y más desde que se tomó la decisión de una incursión terrestre. Esta mañana, puedo miraros a cada una a los ojos y deciros que el Gobierno hizo todo antes de decidir lanzar una operación".

Por otra parte, el titular de Defensa, Ehud Barak, declaró antes de entrar en la reunión del consejo de ministros que la operación "se ampliará y profundizará cuanto haga falta"."El combate va como esperábamos", dijo Barak, que admitió que "la operación estará llena de sorpresas y pruebas" por lo que el Ejército necesitará "coraje y determinación".

Cohetes de Hamás y alto el fuego

Los militantes palestinos intentan resistir el empuje de los israelíes lanzando cohetes desde la media noche de ayer. En total, Hamás lanzó diez proyectiles Kasam y Grad y siete de mortero contra las poblaciones del sur de Israel. Dos de los Kasam cayeron sobre la localidad de Sderot y uno de ellos alcanzó una vivienda y causó heridas leves a una mujer, informaron medios israelíes. Otros dos cohetes Grad impactaron a las afueras de la ciudad de Netivot y tres más golpearon la región de Ashkol, sin causar víctimas.

El lanzamiento de cohetes es el argumento recurrente de Israel y EEUU para justificar la invasión

Este lanzamiento de cohetes es el argumento recurrente al que hacen referencia tanto Israel como Estados Unidos para justificar la invasión. Ayer, los estadounidenses vetaron una resolución de la ONU que exigiera el alto al fuego inmediato, al tiempo que Bush responsabilizó a Hamás de la reacción de Israel.

Esta mañana, Gordon Brown, primer ministro británico, exigió el alto al fuego inmediato. Sin embargo volvió a utilizar el lenguaje del doble rasero. La responsabilidad de la paz es única y exclusivamente cosa de los palestinos: "Lo primero que necesitamos para el alto al fuego es que cesen el lanzamiento de cohetes en Israel, después un mayor control sobre el tráfico de armas en Gaza y, por último, que se abran las fronteras [para que entre la ayuda humanitaria], lo que necesitará una intervención internacional".

Ni hablar de paz

Mientras el conflicto ya ha dejado cerca de 500 muertos y más de 2.000 heridos, los visos de que la paz llegue a la zona están "enterrados bajo los tanques israelíes". Adsí de gráfico fue este domingo el jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

En declaraciones a los periodistas, Erekat aseguró que las negociaciones con Israel están "enterradas bajo los tanques y la embestida israelíes, que contradicen el proceso de paz".El asesor presidencial y director del departamento de Negociaciones de la OLP hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que ayude a frenar la "catástrofe humana" que tiene lugar en Gaza.Erekat recordó que la comunidad internacional tiene "el deber" de parar la agresión israelí y hacer cumplir la Cuarta Convención de Ginebra para proteger a la población de la franja palestina.

Noticias Relacionadas