Domingo, 4 de Enero de 2009

La banca salvará el año gracias a la hucha de las provisiones

Las entidades españolas se ahorrarán miles de millones en dotaciones que lucirán en beneficios

VIRGINIA ZAFRA ·04/01/2009 - 08:00h

MARTA JARA - El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, ayudará a las entidades a superar el trance.

Las entidades financieras españolas se enfrentan a su ejercicio más difícil desde, al menos, la crisis inmobiliaria de principios de los noventa. Y muchos expertos aseguran que es su peor trance desde la reconversión de finales de los setenta y principios de los ochenta. En 2009, en medio de una severa recesión económica, los bancos tendrán que asumir un aumento de la morosidad hasta el entorno del 7% (hace un año no llegaba al 1%), el pago de unos vencimientos de deuda de 72.000 millones de euros con los mercados internacionales de fondos cerrados y un desplome del crédito, que es su base de negocio.

Para hacer frente a esta situación, se apretarán el cinturón. Ajustarán sus costes al máximo para poder subsistir. Ello incluye la congelación de nuevas contrataciones y hasta el cierre de oficinas después de seis años de grandes planes de expansión, especialmente en las cajas de ahorros.

Las ganancias podrían subir en 2009 tras el fuerte descenso de 2008

Las fusiones es la otra vía que analizarán las entidades para hacer frente al nuevo entorno, aunque esta fórmula tendrá un mayor recorrido en 2010. Entonces estarán más definidos los efectos de la crisis y quiénes han sido los ganadores y los perdedores. La integración se producirá especialmente en el sector de cajas (está menos concentrado). Lo más deseable sería, según los expertos, que hubiera uniones entre entidades de diferentes comunidades autónomas, pero es difícil que se produzcan por las reticencias de la clase política.

En todo caso, las serias dificultades por las que atravesarán bancos, cajas y cooperativas españolas este año apenas se notará en sus resultados. Después de un 2008 con importantes recortes de ganancias (cayeron un 14,3% hasta septiembre y se prevé que los datos de cierre de año sean mucho peores), en 2009 las cifras serán más lustrosas y hasta se verán aumentos de beneficios.

15.000 millones en 2008

Y todo gracias a la hucha de provisiones que han llenado en los años de crecimiento desaforado. Si en el año que acaba de terminar las entidades tuvieron que restar de sus beneficios unos 15.000 millones de euros para hacer dotaciones con las que afrontar los impagos de créditos, en 2009 tendrán que hacer un desembolso mucho menor. Sacarán el dinero de los fondos que habían apartado los años anteriores.

A cierre de octubre (los últimos datos facilitados por el Banco de España), tenían guardados 27.000 millones de euros de provisiones genéricas de las que ahora tirarán para que la crisis no afee sus resultados. Serán miles de millones de euros los que se ahorrarán (la cifra final depende del crédito que concedan y de cómo evolucione la morosidad) y que lucirán en sus cuentas de final de año.

El saldo de créditos puede reducirse por primera vez en la historia de España

Las entidades contarán, además, con la ayuda del Gobierno. En los próximos días, les inyectará otros 10.000 millones en las subastas de compra de activos y, además, garantizará sus emisiones para que puedan captar 90.000 millones en los mercados este año (esta cifra podría aumentarse en otros 100.000 millones).

Pero en la banca española existen reticencias a estas medidas, sobre todo respecto a los avales porque temen que se produzca una avalancha de emisiones garantizadas y que no puedan captar todo lo que necesitan para hacer frente a sus vencimientos y para seguir concediendo créditos.

En todo caso, lo que tienen claro es que mejoren o no su liquidez con la ayuda del Gobierno, el grifo del crédito no se abrirá como demandan Ejecutivo, empresas y particulares. Insisten en que la economía está tan mal que la mayoría de los préstamos que les solicitan son de dudoso cobro.

Por eso, este año no es descartable dicen los expertos que descienda el saldo vivo de créditos de las entidades españolas por primera vez en la historia (los datos oficiales llegan a 1962). Las amortizaciones de préstamos pueden superar el importe de los nuevos concedidos.

La banca contará también con la ayuda del Banco de España, que ayer amplió la lista de activos que pueden entregar para conseguir financiación durante todo 2009, informa Efe.