Sábado, 3 de Enero de 2009

El mejor refugio para 2009

La creación aguanta con buena cara uno de los años señalados como más difíciles para el consumo cultural. El cine, la música y las letras sacan pecho

S.B. / J.M.M./ P.H.R. ·03/01/2009 - 16:19h

Un dicho popular asegura que hay días que ni con paraguas estás a salvo, pero tal y como apuntan también habrá años que ni toda la protección solar salvará de una buena quema. Gracias a los más agoreros, nada mejor que quedarse en casa para ver caer chuzos de punta ahí afuera. No hay problema, porque hay motivos para cerrar por dentro y conseguir que el año que viene dure, máximo, tres meses.

Cine

Se busca estreno sonado

¿Deberemos tomarnos en serio las ínfulas de mago de Alan Moore? La maldición que reconoce haberle lanzado al estreno de la adaptación de su cómic Watchmen, podría estar haciéndose realidad. El estreno más esperado del año, previsto para el 6 de marzo, peligra ante la decisión judicial que el pasado 24 de diciembre dio la razón a Fox sobre los derechos de distribución de la película, dirigida porZack Snyder y producida por Warner Bros.

Si Warner decide recurrir, cosa probable, el retraso estaría asegurado y, con ello, el mapa de los estrenos de 2009 seriamente perjudicado. Porque ni la cuarta parte de Terminator (26 de junio) con Christian Bale como atractivo ni la vuelta a la dirección de James Cameron con su Avatar en 3D (diciembre), ni siquiera el regreso de Star Trek dirigido por J. J. Abrams (8 de mayo) sería capaz de movilizar a los millones de espectadores que llevan años esperando la llegada de Los vigilantes al celuloide.

Que no cunda el pánico. El cine estadounidense –y también el británico– va a deparar gratas sorpresas nacidas con cara de Oscar. Entre ellas, Milk (9 de enero), el biopic del político gay de San Francisco Harvey Milk, que dirige Gus Van Sant e interpreta Sean Penn; The Wrestler (febrero), que supone un doble lavado de cara para el director Darren Aranofsky y para el actor Mickey Rourke, soberbio; El curioso caso de Benjamin Buttom (6 de febrero), la tercera colaboración entre David Fincher y Brad Pitt con uno de los efectos visuales más sorprendentes del año; o Revolutionary Road (23 de enero) de Sam Mendes, que junta después de 12 años a

Kate Winslet y Di Caprio. La plana mayor de directores, Clint Eastwood y su Gran Torino (20 de febrero), se cierra con Tarantino e IngloriousBasterds, que promete ser uno de los filmes más insólitos del año: “Un spaguetti western con nazis”, ha dicho.

Si no quedan satisfechos, el cine de autor traerá a las salas algunas de las mejores películas que se pasearon en 2008 por los festivales: la ganadora de la Palma de Oro, La clase, de Laurent Cantet (16 de enero); Hunger, el premiado e impactante debut del artista británico Steve McQueen; FrozenRiver (23 de enero), la gran sorpresa del indie americano.

Rehazlo, por favor

Los remakes serán otra de las tendencias de un Hollywood agotado. La semana que viene llegará el de Rec, titulado Quarantine, que será antesala de toda una galería de rehechuras de género. Apunten: Viernes 13 (13 de febrero), o la temible nueva versión de Los pájaros (2009, sin fecha), de Hitchcock, dirigida por Martin Campbell o las anunciadas para este año

Robocop o Fama

En España, dos regresos que suenan a acontecimiento: el de Alejandro Amenábar con su faraónica producción Ágora (septiembre). Protagonizada por Rachel Weisz, combina épica, drama histórico y esoterismo en un filme de seguro insólito para el cine español.

Pedro Almodóvar es el otro pez gordo que estrenará este año su película 17, Los abrazos rotos, donde se rodea de sus habituales: Penelopé Cruz, Chus Lampreave, Blanca Portillo o el más reciente Lluís Homar. Lo nuevo de Daniel Sánchez Arévalo, Gordos, y el debut de Borja Cobeaga y sus Pagafantas está entre los primeros platos de la nueva generación. En animación, otra producción española, la esperada Planet 51 (diciembre).

Música

El regreso de los grandes

El año empieza con tres mamporros musicales de cuidado. El más contundente, el de los escoceses Franz Ferdinand. El 26 de enero publican Tonight, un regreso esperadísimo después del éxito arrollador de su anterior disco. Ha sido uno de los últimos grupos –junto a

Arcade Fire, aunque estos últimos de forma más tímida– en lograr dar el salto de la escena independiente al mainstream. Para demostrar su fuerza, a principios de abril presentarán su nuevo disco en grandes pabellones de Madrid, Granada y Bilbao.


Franz Ferdinand. AFP

Al día siguiente, 27 de enero, se publica lo nuevo de Bruce Springsteen, titulado Working on a dream (título inspirado en Barack Obama). Sí, parece que no se acaba de despedir –recuerden su mastodóntica gira por estadios del pasado verano–, y ya está de vuelta. Al parecer, al viejo Bruce le puso las pilas el pop meloso y envalentonado de Magic, su anterior disco, y entre concierto y concierto ha grabado otro álbum del mismo pelaje.

Y el tercer golpetazo musical del mes –en realidad de golpetazo no tiene nada, al menos atendiendo a su delicadísimo sonido– es el regreso de Antony & the Johnsons. El 19 de enero publican The crying light, un álbum lleno de suaves baladas, interpretadas con mimo, emoción y temblor por Antony, la mejor voz del siglo XXI, según no pocos especialistas. En este mes de enero se publica Merriweather Post Pavilion, lo nuevo de Animal Collective, con un pop experimental renovador y excitante.

Candidatas a niña mala

La vivaracha Lily Allen tendrá que sacar los codos para zafarse de Kate Perry, que este año ha ocupado el lugar de niña mala del pop (con el permiso de Amy Winehouse, de la que no se sabe si sacará disco o qué hará en 2009). It’s not me, it’s you (10 de febrero) es el título de su nuevo trabajo, que ha sido promocionado con un videojuego on-line en el que Lily es el personaje principal.

Morrissey, hiperactivo últimamente, entregará el 16 de febrero Years of refusal, su tercer disco en cinco años. Un día más tarde se editará el nuevo álbum de M. Ward, un francotirador del rock de raíz americana que aspira a las grandes audiencias después de girar con Norah Jones y de grabar un álbum a dúo con la actriz Zooey Deschanel.

Otros dos totems de la música popular de las últimas décadas, U2 y The Prodigy, vuelven a la carga en marzo. Veremos si los primeros, que estrenan contrato multimillonario con Live Nation, son capaces de reinventarse a sí mismos o siguen entregando obras de segunda categoría, como sus últimos trabajos.

The Prodigy lanzan el 2 de marzo Invaders must die. Se lo toman con calma: es su tercer trabajo en 12 años.

Libros

No sólo best-sellers

Para los amantes de los apellidos más vendidos, 2009 se presenta de lo más suculento. La noticia es Stieg Larsson. Quienes estén deseando la tercera entrega de Millennium, una de las sagas más seguidas en 2008, no tendrá que esperar mucho, porque la editorial Destino dejará volar en los primeros meses del año La reina en el palacio de las corrientes del aire. Y tras él, John Le Carré, Salman Rushdie, Antonio Lobo Antunes, Donna Leon, Arturo Pérez-Reverte, Christian Jacq, Camilleri y Philip Roth. Que los hay que no faltan a la cita anual con sus lectores.

Sin embargo, parece que serán los segundos espadas los que animen el arranque de temporada editorial. Entre ellos, Siete casas en Francia (Alfaguara) de Bernardo Atxaga, que ha abandonado el territorio Obaba, tras su paso por Reno (EEUU) y ha vuelto con un baúl renovado. Seix Barral tiene preparado un buen desembarco, junto a la nueva de

Pérez-Reverte, aparecerá una policíaca de Donna Leon (La otra cara de la verdad), Ricardo Menéndez Salmón, que se mete en el 11 de marzo de 2004 para novelar hechos y vivencias en El corrector, y el debut narrativo de Álex de la Iglesia (Payasos en la lavadora), con todas intenciones gamberras. Además, Siruela pone en marcha la biblioteca Carmen Martín Gaite. Álvaro Pombo, presentará en Planeta Virginia o el interior del mundo.

Todo apunta que será un año para conocer nuevos autores y saborear a algún que otro madurito. Sin duda, Joanna Bourke volverá a dejarnos sin respiración, esta vez con Los violadores (Crítica). La poesía completa de Peter Handke, en Bartleby. 451 editores recupera En la cima del mundo, de Norman Mailer, sobre la conversión en símbolo del boxeador Muhammad Ali. El pensador Harold Bloom, con La religión americana (Taurus); el relato de La maleta del fotógrafo Agustín Centelles (Península); la reaparición del irreverente y divertido Pablo Tusset; Martín Casariego y La jauría y la niebla (Anaya); y la recuperación de RBA de la figura de Scott Fitzgerald, con dos novelas.

Noticias Relacionadas