Archivo de Público
Sábado, 3 de Enero de 2009

El Senado demócrata veta al sucesor de Obama

Impedirán entrar al designado por el gobernador de Illinois

ISABEL PIQUER ·03/01/2009 - 08:00h

AP - Roland Burris el pasado miércoles en Chicago.

El Partido Demócrata estadounidense continuó ayer amenazando con usar todas las armas a su disposición para impedir que se materialice la toma de posesión del senador elegido para sustituir a Bacak Obama, un nombramiento que el partido cuestiona por haber sido firmado por el Gobernador de Illinois, investigado por haber querido subastar el cargo.

El líder demócrata en el Senado, Dick Durbin, ha amenazado con usar las herramientas del procedimiento legislativo para evitar que el sustituto de Obama ocupe tan magno escaño. Podría incluso, decía ayer la revista Time, convocar una votación para cuestionar la validez del nombramiento.

El líder demócrata de los senadores propone revocar el cargo de Burris

Al designar a un político local negro para ocupar el escaño de Barack Obama, el gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, sabía perfectamente que crearía un tremendo caos. Y así ha sido. El elegido, el discreto Roland Burris, que se convertiría en el único afroamericano de la Cámara Alta, se enfrenta ahora a la cuasi unánime oposición del partido demócrata en el Senado.

"La policía no lo detendrá" pero si, como Burris ha anunciado que piensa hacer, intenta entrar en el Senado el próximo martes, día en que se reúne la Cámara con los nuevos senadores, los responsables de seguridad le impedirán la entrada, aseguraba a la CNN una fuente anónima demócrata.

Se ha mezclado todo. La corrupción de Blagojevich que desde hace un mes se enfrenta a cargos muy serios por haber querido vender al mejor postor el escaño del presidente electo; el consiguiente problema para el propio Obama por la rotunda negativa del gobernador de abandonar su puesto; el lío legal en el que podrían meterse los demócratas si rechazan la polémica nominación no es seguro que puedan hacerlo, y el hecho de que, sin Burris, el Senado será de nuevo exclusivamente blanco.

El nombrado por Blagojevich sería el único negro en la Cámara Alta

Burris, antiguo fiscal general de Illinois, el primer afroamericano en llegar a ese puesto, prefiere mantenerse al margen de la polémica. En una entrevista en CNN, el candidato dijo que no tenía "nada que ver con el gobernador y sus problemas" y que su experiencia de 20 años en el Gobierno de Illinois le había preparado para el puesto.

Los demócratas están en una posición delicada. Si aceptan, el gobernador les mete un gol; si se niegan, ya se oyen acusaciones de racismo. El pasado miércoles, cuatro congresistas demócratas negros pidieron que se aceptara a Burris. Advirtieron que el empecinamiento de sus colegas senadores por rechazar al candidato crearía un serio malestar.

El hecho es que nadie parece saber a ciencia cierta si el Senado puede legalmente rechazar el nombramiento hecho por un gobernador que se mantiene en su puesto y, a los ojos de la ley, sigue siendo inocente hasta que se demuestre lo contrario.