Archivo de Público
Sábado, 3 de Enero de 2009

El Ejército de Sri Lanka reconquista el feudo tamil

Los soldados gubernamentales reconquistaron la estratégica ciudad de Kilinochchi, el gran bastión rebelde y capital del movimiento independentista tamil

PÚBLICO ·03/01/2009 - 08:00h

PÚBLICO - Velupillai Prabhakaran.

El Ejército de Sri Lanka ha asestado a la guerrilla tamil un golpe que algunos analistas auguran definitivo en el conflicto que mantienen desde hace 25 años y que ha costado la vida a más de 70.000 personas en este país asiático.

Los soldados gubernamentales reconquistaron la estratégica ciudad de Kilinochchi, al norte, el gran bastión rebelde y capital del movimiento independentista tamil, que en los últimos 10 años construyó aquí un esbozo de Administración alternativa.

"Políticamente, la captura de la ciudad tiene una gran importancia simbólica para el Gobierno"

La ciudad es clave para el control de la autopista que conecta la península de Jaffna, con fuerte presencia guerrillera, y el resto del país. "Políticamente, la captura de la ciudad tiene una gran importancia simbólica para el Gobierno", subrayó a la BBC el analista srinlankés DBS Jeyaraj.

El presidente, Mahinda Rajapaksa, ganó las elecciones de 2005 con un programa de dureza frente a la guerrilla, que había firmado un alto el fuego en 2002. La lucha se intensificó desde su victoria en las urnas y la caída de Kilinochchi ha disparado su popularidad.

La única localidad importante que sigue bajo control de la guerrilla independentista es Mullaittiv, ciudad portuaria oriental.

Decenas de víctimas

Muchas ONG trabajaban en Kilinochchi y ahora denuncian la dificultad para hacer llegar ayuda a los refugiados. El ataque provocó decenas de víctimas, según las agencias humanitarias, aunque no hay ningún saldo oficial de muertos y heridos.

Pese al éxito militar de la operación, una mujer tamil citada por la BBC minimizaba ayer la operación y recordaba que la ciudad había cambiado de manos muchas veces desde que empezó la guerra. El jefe de la guerrilla, Velupillai Prabhakaran, redobló el pasado noviembre la apuesta por proseguir la lucha armada.