Viernes, 2 de Enero de 2009

"La revolución es más fuerte que nunca, es una victoria frente al odio enfermizo de EEUU"

El presidente de Cuba, Raúl Castro, encabezó el acto de conmemoración del medio siglo de revolución, y animó a seguir con ella con los mismos principios que siempre han defendido

EFE ·02/01/2009 - 07:22h

El presidente de Cuba, Raúl Castro, en el acto principal de conmemoración de la revolución. REUTERS

El presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó que la revolución es más fuerte que nunca por no haber "cedido un milímetro" y pidió a los dirigentes del futuro que "no se reblandezcan con los cantos de sirena del enemigo".

Vestido con su uniforme de general de Ejército, Raúl Castro encabezó el acto principal en conmemoración del medio siglo de revolución, en Santiago de Cuba, donde celebró la fecha como una doble victoria por haberlo hecho frente al "odio enfermizo y vengativo" de Estados Unidos.

"Hoy la revolución es más fuerte que nunca y jamás ha cedido un milímetro en sus principios ni en los momentos más difíciles", dijo en una plaza rodeada de pantallas y grandes carteles con imágenes del ex presidente Fidel Castro y de motivos relacionados con el triunfo revolucionario.

Rindió homenaje al líder cubano y señaló: "un individuo no hace la historia, lo sabemos, pero hay hombres imprescindibles capaces de decidir en su curso de forma decisiva, Fidel es uno de ellos, nadie lo duda ni aún sus enemigos más acérrimos".

"Un individuo no hace la historia, pero hay hombres imprescindibles"

Con una enorme bandera cubana amarrada de extremo a extremo del edificio del ayuntamiento a sus espaldas, el presidente cubano subrayó que la dirección histórica de la revolución debe "preparar las nuevas generaciones para asumir la enorme responsabilidad de continuar adelante con el proceso revolucionario".

"No deben olvidar que es la revolución de los humildes por y para los humildes"

Afirmó que ellas no deben olvidar que "ésta es la revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes" y les pidió que "no se reblandezcan con los cantos de sirena del enemigo y tengan conciencia de que por su esencia nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero".

"Que no se aparten jamás de nuestros obreros, campesinos y el resto del pueblo, que la militancia impida que destruyan al Partido. Aprendamos de la historia", dijo, tras recordar las palabras de Fidel Castro, cuando en el 2005 advirtió de la posibilidad de que los propios cubanos pudieran destruir la revolución.

"Si actúan así contarán siempre con el apoyo del pueblo, incluso cuando se equivoquen en cuestiones que no violen principios esenciales, pero si sus actos no estuvieran en consonancia con esa conducta no contarán siquiera con la fuerza necesaria ni la oportunidad para rectificar", añadió.

Traición a los principios de la revolución

Pronosticó que la traición a esos principios les dejará "impotentes ante los peligros externos e internos, e incapaces de preservar la obra fruto de la sangre y el sacrificio de muchas generaciones de cubanos" y que, en ese caso el pueblo cubano "sabrá dar la pelea".

En el acto, en que fue presentado un vídeo con fragmentos de discursos de Fidel Castro durante estos 50 años, Raúl Castro hizo un repaso de la historia de Cuba y señaló que la victoria de la revolución fue el legado del movimiento de independencia mambí en el siglo XIX.

"La revolución fue un justiciero cataclismo social"

Aseguró que la revolución fue un "justiciero cataclismo social" y que "una tras otra, todas las administraciones norteamericanas no han cesado de intentar forzar un cambio de régimen en Cuba empleando una u otra vía con mayor o menor agresividad".

Acusó a Washington de haber fomentado y apoyado "crímenes" en su "tozudo empeño de apagar a cualquier precio la luz de justicia y decoro que significó la alborada del primero de enero".

El general Castro subrayó que el pueblo cubano, "al arribar al primer medio siglo de revolución triunfante", conoce "cada imperfección de la obra que él mismo ha levantado con sus brazos", pero destacó que los revolucionarios son los "principales críticos".

"No hemos dudado en dilucidar deficiencias y errores públicamente"

"No hemos dudado en dilucidar deficiencias y errores públicamente", dijo, al llamar a renglón seguido a la unidad lograda, dijo, tras el triunfo de la revolución en 1959.

Evocó de nuevo a su hermano Fidel Castro, al señalar que la dirección del país no cree que "los problemas se vayan a resolver fácilmente" y que se puede equivocar "una y muchas veces".

"Lo único que (el pueblo) no podrá decir jamás de nosotros es que robamos, que traicionamos", dijo parafraseando al líder cubano.

Raúl Castro remarcó que esas ideas "constituyen guía para el revolucionario verdadero" y pidió la reflexión sobre esas palabras con "la satisfacción de haber cumplido el deber hasta el presente, con el aval de haber vivido con dignidad el más intenso y fecundo medio siglo de historia patria".