Jueves, 1 de Enero de 2009

La UE exige que no se interrumpa el suministro

El Gobierno de Kiev pide a Bruselas que medie en el conflicto

PÚBLICO.ES ·01/01/2009 - 21:58h

Casi un lustro después de su integración en la UE, la República Checa ha asumido la batuta comunitaria al frente del Consejo de Ministros de los Veintisiete, y su estreno no ha podido ser más conflictivo. Ayer, en una declaración conjunta de la presidencia checa y la Comisión Europea, la Unión expresó su preocupación por la nueva disputa del gas entre Rusia y Ucrania, y advirtió que vigilará de cerca la evolución del tránsito del gas por sus fronteras.

“Todos los compromisos existentes sobre suministro y tránsito deben ser respetados”, dijo el viceprimer ministro checo, Alexandr Vondra. En la misma línea, el comisario de Energía, Andris Piebalgs, recalcó que los Veintisiete confían “en que se puede contar con las garantías dadas acerca de que los envíos a la UE no serán afectados, como demostración de la fiabilidad de sus suministradores de gas”.

Negociaciones políticas

El tránsito de gas desde la frontera entre Rusia y Ucrania hasta la que separa Ucrania de la UE lleva 36 horas. Por tanto, hoy se conocerá el impacto que la decisión de Gazprom de cerrar el grifo a Ucrania ha tenido en el suministro de combustible a los países comunitarios, aunque las declaraciones políticas intentan ser tranquilizadoras. La primera ministra ucraniana, Julia Timoshenko, aseguró el miércoles por la noche al presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, que el conflicto no supondrá una interrupción del suministro hacia la UE, mientras que el primer ministro ruso, Vladimir Putin, se comunicó con él para avisarle sobre el estallido de un conflicto similar al que tuvo lugar a comienzos de 2006.

Las autoridades europeas urgieron a Moscú y a Kiev a continuar dialogando para alcanzar un acuerdo, y Ucrania pidió a la UE que ejerza un papel mediador.

Al otro lado del Atlántico, Estados Unidos también hizo un llamamiento a la negociación. “Esta disputa puede solucionarse sin una interrupción en el suministro de gas, que podría tener implicaciones humanitarias este invierno”, señaló la embajadora de EEUU ante la UE, Kristen Silverberg, en un comunicado. Un flujo previsible de energía a Ucrania y al resto de Europa “es esencial para la estabilidad en los mercados de energía regionales y globales”, añadió.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), por su parte, afirmó en un comunicado que espera que la disputa entre Rusia y Ucrania acabe “rápido”, “a través de los mecanismos habituales de resolución de conflictos”, y sin dañar a los consumidores de gas.

Noticias Relacionadas