Jueves, 1 de Enero de 2009

Programas de ejercicio comunales EEUU benefician a los ancianos

Reuters ·01/01/2009 - 10:39h

Por Megan Rauscher

Los adultos mayores de Estados Unidos que suelen participar en programas de ejercicio de bajo costo brindados por centros comunitarios locales pueden observar mejoras notables en su funcionamiento físico y disminuir su riesgo de discapacidad, informaron expertos.

Susan L. Hughes dijo a Reuters Health: "Los adultos mayores pueden beneficiarse enormemente con estos programas".

El equipo de Hughes, codirectora del Centro para la Investigación de la Salud y el Envejecimiento, del Instituto para la Investigación y Políticas Sanitarias, en Chicago, estudió el impacto de la participación en ejercicios de flexibilidad, aeróbicos y de entrenamiento de la fuerza.

Las clases eran brindadas por organizaciones comunitarias calificadas como las mejores en una competencia estadounidense a nivel nacional.

En un estudio publicado en American Journal of Public Health, un total de 544 adultos de 50 años o más que no realizaban actividad regular fueron asignados al azar para participar en uno de los programas (grupo de tratamiento) o a una cohorte de "control" que no realizó ejercicio.

A los cinco y 10 meses, el grupo de tratamiento mostró mejoras significativas (frente a los controles) en varios resultados, incluida la confianza en su capacidad de continuar ejercitando en el tiempo y de enfrentar dificultades, el fortalecimiento de las extremidades y el estado físico general.

"El fortalecimiento de las extremidades inferiores fue particularmente importante debido a que la debilidad en esas extremidades es un factor de riesgo de discapacidad y admisión en hogares de cuidado", indicó Hughes.

"Nuestros resultados señalan que los programas de promoción de la salud de bajo costo deberían expandirse con financiación pública (...) y que la promoción de la salud para los adultos mayores debería incluirse en la agenda de reforma de la atención médica nacional", concluyó la investigadora.

FUENTE: American Journal of Public Health, enero del 2009