Jueves, 1 de Enero de 2009

Infección dual VIH y tuberculosis, común en bebés sudafricanos

Reuters ·01/01/2009 - 10:27h

Por C. Vidya Shankar

Los bebés VIH positivo son 20 veces más propensos a desarrollar tuberculosis (TB) que sus pares sin el virus del sida, señalaron investigadores en Sudáfrica.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la edición actual de Clinical Infectious Diseases.

"El estado actual de TB entre los niños infectados con VIH aún es muy alto", dijo a Reuters Health la doctora Anneke Hesseling, de Ciudad del Cabo.

"Esta carga no siempre es evaluada con precisión porque puede ser difícil confirmar el diagnóstico de TB en los niños pequeños", agregó la experta.

En su estudio prospectivo, el equipo de Hesseling, del Centro de TB Desmond Tutu de la Universidad de Stellenbosch, analizó la prevalencia de tuberculosis y VIH en bebés que asistieron al hospital en la Provincia Occidental del Cabo entre el 2004 y el 2006.

Durante el período de estudio, 245 bebés fueron diagnosticados con tuberculosis, informaron los investigadores. De ellos, 53 (el 21,6 por ciento) eran VIH positivos, 122 (el 49,8 por ciento) eran VIH negativos y los demás no habían sido evaluados sobre ese virus, señaló el equipo.

La incidencia de tuberculosis era de 1.596 por cada 100.000 personas entre los bebés VIH positivos y de 65,9 por cada 100.000 entre los niños sin VIH, estimaron los autores.

"Los bebés infectados con VIH corrían 24,1 veces más riesgo de desarrollar tuberculosis pulmonar y 17,1 veces más de tuberculosis diseminada", según los expertos.

La mayor exposición a la tuberculosis, la inmunosupresión asociada al VIH y la menor eficacia de la vacuna BCG podría explicar el aumento del riesgo de tuberculosis en esos bebés, sugirió Hesseling.

"Una estrategia muy importante para reducir la carga de TB entre los bebés nacidos de madres infectadas con VIH es implementar controles de TB entre las mujeres embarazadas", comentó la autora.

Asimismo, los controles de rutina del VIH sobre los bebés con tuberculosis, el tratamiento profiláctico de la TB, el mejor acceso al tratamiento del virus del sida y las vacunas más nuevas podrían ayudar a disminuir la carga, añadió Hesseling.

FUENTE: Clinical Infectious Diseases, 1 de enero del 2009