Archivo de Público
Jueves, 1 de Enero de 2009

El riesgo de obesidad alejaría a los adolescentes del cigarrillo

Reuters ·01/01/2009 - 10:07h

Por Megan Rauscher

Decirle a los futuros fumadores adolescentes que prender un cigarrillo hará que engorden con el correr del tiempo sería una medida más efectiva que insistir en los riesgos del tabaquismo de desarrollar enfermedad cardíaca y cáncer, indicó un nuevo estudio.

Un equipo de investigadores en Finlandia, cuya investigación fue publicada en American Journal of Public Health, halló que fumar durante la adolescencia predecía positivamente la aparición de obesidad abdominal en la edad adulta, tanto en hombres como en mujeres.

Los autores observaron en especial que las mujeres que habían fumado por lo menos 10 cigarrillos diarios durante la adolescencia tenían 3,4 centímetros más de circunferencia de cintura en la juventud que aquellas que nunca habían fumado.

Fumar durante la adolescencia aumentó también las probabilidades femeninas de tener sobrepeso a futuro y no sólo de tener un mayor tamaño de cintura.

Las mujeres que habían fumado por lo menos 10 cigarrillos diarios en la adolescencia eran dos veces más propensas a tener sobrepeso que las no fumadoras.

Estos resultados surgen de un seguimiento a largo plazo sobre casi 4.300 gemelos finlandeses nacidos entre 1975 y 1979.

Alrededor del 50 por ciento de los hombres y de las mujeres nunca había fumado y el 12 por ciento había consumido cigarrillos en la adolescencia. Al llegar a los 20 años, un 24 por ciento de los hombres y un 11 por ciento de las mujeres tenían sobrepeso.

La autora principal del estudio, la doctora Suoma E. Saarni, de la Universidad de Helsinki, dijo a Reuters Health que fumar en la adolescencia "parecería predisponer" al fumador a tener una circunferencia de cintura mayor, independientemente de los hábitos y del peso corporal de los padres, es decir, de la predisposición genética a la obesidad.

"Y lo más interesante", indicó Saarni, es que la relación aparente entre fumar en la adolescencia y ser obeso en la edad adulta era independiente del peso corporal de los jóvenes.

Esto significa que quienes eran grandes fumadores tenían una mayor circunferencia de cintura aún con el mismo índice de masa corporal (IMC) que los no fumadores.

El estudio, agregó Saarni, "ofrece una herramienta" para señalar los riesgos que provoca el tabaquismo en los adolescentes y los adultos jóvenes "a través de los efectos no saludables sobre la figura corporal".

Esto puede convertirse en un freno clave, "ya que generalmente los jóvenes consideran a la enfermedad cardiovascular y la diabetes tipo 2, o hasta el cáncer, riesgos tan lejanos a ellos que causan poco impacto sobre el hábito de fumar", concluyó la autora.

FUENTE: American Journal of Public Health, enero del 2009