Archivo de Público
Domingo, 28 de Diciembre de 2008

El 'zapatazo' llega a España

Una vecina de Sallent (Barcelona) lanzó el sábado, sin llegar a alcanzarla, un zapato como protesta contra la secretaria de Vivienda de la Generalitat, Carme Trilla

·28/12/2008 - 17:45h

Una vecina de Sallent (Barcelona) lanzó el sábado, sin llegar a alcanzarla, un zapato como protesta contra la secretaria de Vivienda de la Generalitat, Carme Trilla, en una tensa asamblea en la que se afrontaba el problema del hundimiento del barrio de la Estación.

Según ha informado este domingo Catalunya Ràdio, la vecina imitó así el gesto del periodista iraquí Montazer al Zaidi, quien lanzó sus dos zapatos al presidente estadounidense George Bush , en protesta por la política de Estados Unidos en ese país el pasado 14 de diciembre.

En la asamblea se explicaba que un total de 43 familias del barrio de L'Estació de Sallent (Barcelona) serán realojadas antes del próximo 1 de febrero en cumplimiento de la fase de alerta del plan de emergencia activado por Protección Civil en el barrio, donde las viviendas se han hundido, en el caso más extremo, 9 centímetros al año debido a que está construido sobre una antigua explotación minera.

Comprensión

La evacuación de las familias afectadas, integradas por unas cien personas, se hará de forma programada y pactada con una parte de los vecinos del barrio, que serán realojados en viviendas de alquiler de Sallent antes del 1 de febrero.

Los vecinos recibirán 1.600 euros por metro cuadrado de la vivienda que ahora ocupan y un piso de alquiler que pagará la Generalitat, pero pese a ello los vecinos están muy descontentos, tanto porque los movimientos de tierra, detectados por primera vez en 1997, son superiores a los habituales como porque la solución es sólo para 43 vecinos.

Además, los vecinos siempre han vivido como un agravio la celeridad con la que se afrontó la crisis del Carmel, en Barcelona, y cómo su problema, siendo mucho más antiguo, sigue pendiente de solución.

El delegado de la Generalitat en las comarcas centrales, Jordi Fàbrega, ha excusado la actitud de la vecina señalando que "desde una posición humana se entiende perfectamente".