Archivo de Público
Domingo, 18 de Noviembre de 2007

El debilitamiento del dólar marcó la III Cumbre de la OPEP

EFE ·18/11/2007 - 07:38h

EFE - El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, durante la tercera cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Riad.

La preocupación por el debilitamiento del dólar y su efecto en los ingresos de los países productores marcó la III Cumbre de la OPEP, que se cerró hoy en la capital saudí con la adopción de la Declaración de Riad, centrada en medidas a mediano y largo plazo para estabilizar el mercado energético mundial.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dio además la bienvenida a Ecuador, cuya reciente reincorporación fue rubricada hoy con un discurso del presidente de la nación andina, Rafael Correa.

Irán y Venezuela lideraron el grupo de países miembros que abogó por iniciar un estudio de los efectos de la caída del dólar sobre los ingresos y las economías de los países miembros

El documento "instruye" a los ministros de Finanzas y Petróleo a "estudiar formas para mejorar la cooperación entre los países miembros, incluidas propuestas de algunos de los jefes de Estado y Gobierno en sus discursos en la cumbre".

"Si nos preguntan a nosotros, tenemos que transar en una moneda fuerte, de otra forma estamos transfiriendo riqueza", dijo hoy Correa en rueda de prensa, en relación con el debilitamiento del dólar y la posibilidad de que el crudo cotice en otra moneda.

"Eso (que el petróleo cotice en una moneda fuerte) le conviene a todos los países productores de petróleo, a los países europeos les conviene que se siga transando en dólares", afirmó.

"Yo creo que (el dólar) va a seguir cayendo", declaró el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a los periodistas que lo abordaron en el plenario apenas se dio por terminada la cumbre.

"La caída del dólar no es la caída del dólar, es la caída del imperio norteamericano. Hay que prepararse para eso", añadió el mandatario venezolano.

Ya en las reuniones preparatorias, Venezuela había propuesto que se abordase la posibilidad de establecer una canasta de diferentes divisas para calcular el valor del barril de crudo de la OPEP.

Irán, que ha comenzado ya a cotizar su crudo en euros, quería incluir el tema en la declaración de la cumbre y, en general, todos los delegados expresaron en los pasillos su profunda preocupación.

Pero Arabia Saudí y sus aliados del golfo Pérsico, aunque también se muestran preocupados, se opusieron firmemente a hablar del asunto en el texto final, ante el temor de que solo su mención pueda colapsar aún más el crudo.

Finalmente, la Declaración de Riad no menciona la moneda estadounidense y se centra en tres temas: "estabilidad de los mercados mundiales de energía, energía para el desarrollo sostenible y energía y medio ambiente".

Para el ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, el principal punto del documento es "la estrategia a largo plazo de la organización" para estabilizar el mercado petrolero.

"Es la primera vez que se menciona esto en una declaración de este tipo, con orientaciones claras para los ministros en el futuro. Es decir, la estabilidad del precio, la estabilidad del mercado, es el asunto más importante para nosotros", dijo Jelil a Efe.

Por otro lado, de nada sirvieron las peticiones de Estados Unidos y otros consumidores para que la OPEP decidiera también en este encuentro un aumento de su oferta conjunta de crudo con el fin de hacer bajar los precios del petróleo de cara al invierno boreal.

Los ministros no se mostraron preocupados por el nivel actual de las cotizaciones, sino por la rapidez con la que subieron en los últimos meses, y atribuyeron ese fenómeno a la especulación financiera y otros factores ajenos a su control.

No obstante, señalaron que estudiarán la posibilidad de reajustar sus suministros el próximo 5 de diciembre en Abu Dhabi, durante la 145 conferencia ministerial.