Archivo de Público
Martes, 23 de Diciembre de 2008

Uribe rechaza la ayuda de Chávez en la entrega de rehenes de las FARC

El presidente de Colombia asegura que el anuncio de liberar a seis secuestrados "es una trampa"

 

G.CASTILLO / AGENCIAS ·23/12/2008 - 08:00h


Un grupo de niños exhibe carteles con las fotos de secuestrados por las FARC ayer en Bogotá. EFE

Álvaro Uribe dio ayer un sonoro portazo a la posibilidad de cualquier mediación externa en la liberación de seis rehenes de las FARC . En una declaración extraordinaria desde el Palacio de Nariño, el mandatario colombiano rechazó la intervención en esta operación de su homólogo venezolano Hugo Chávez ya que "pondría en riesgo las relaciones internacionales". Uribe aseguró que no permitirá un "espectáculo político ni un nuevo engaño al país" y sólo abrirá la mano a la presencia de la Cruz Roja Internacional bajo supervisión de su Gobierno. Sus palabras cayeron como un jarro de agua fría sobre los familiares de los secuestrados, algunos perdidos en la selva colombiana desde hace casi ocho años.

El anuncio de la liberación de seis rehenes fue comunicado el domingo por la FARC a un grupo de 140 de intelectuales, políticos y defensores de los derechos humanos colombianos que en septiembre abrieron un espacio de intercambio de correspondencia con la guerrilla destinado a faciliar la liberación de todos los rehenes. Este proceso, que ha sufrido la descalificación del Gobierno en varias ocasiones, es conocido como "Diálogo Público Epistolar con las FARC" y cuenta ya con la adhesión de 25.000 ciudadanos.

Mediación de Chávez

La senadora Piedad Córdoba, una de las personalidades que lidera ese grupo, dijo ayer que pedirá la ayuda de Hugo Chávez en la liberación de seis rehenes tres agentes de Policía, un soldado, el ex gobernador del departamento del Meta, Alan Jara, y el diputado Sigifredo López.

La decisión de liberar a estos cautivos fue "muy bien recibida" por los grupos de defensa de los derechos humanos colombianos. El periodista Carlos Lozano, ex mediador en el conflicto armado de Colombia, indicó ayer que "esta liberación es un logro del diálogo, abre la perspectiva a la búsqueda de soluciones pacíficas del conflicto" y no debe generar polémica.

Lozano se refiere a la declaración de Uribe sobre la "trampa" que se oculta en el comunicado de la guerrilla. Según el presidente, "asesinan a los funcionarios de Bienestar Familiar y ahora nos hablan de una nueva plataforma política. ¿A qué juegan?".

Lozano cree que la guerrilla debe dar pasos indiscutibles hacia "la humanización del conflicto renunciando a los secuestros y a la terminación de la guerra" pero señala que el Gobierno debe garantizar que se realice la entrega de los rehenes de forma correcta. "Nadie que se atenga al texto de la liberación de seis compatriotas ve un juego oculto por parte de las FARC. Es buen momento para que el Gobierno entienda que la salida militar no es la aconsejable si realmente se quiere construir un camino de reconciliación con democracia y con justicia social", añade Lozano.

A última hora de ayer, Venezuela garantizó a Colombia que no moverá un músculo en esta cuestión sin su autorización expresa. Y por la respuesta de Uribe se sabe que no quiere ver a Chávez ni en pintura.