Archivo de Público
Domingo, 18 de Noviembre de 2007

El centro del campo, la mejor baza de España

Ante Dinamarca y Suecia, España ha demostrado que su fortaleza radica en esa línea del campo pero pierde presencia en la delantera. Hasta la Eurocopa el debate está abierto.

PÚBLICO.ES ·18/11/2007 - 17:52h

Los jugadores de la selección española celebran el tercer gol contra Suecia. EFE

La selección española se clasificó ayer para la Eurocopa de Austria y Suiza con un cambio de rumbo en su sistema de juego, ahora basado en el toque, con una línea de cuatro centrocampistas de creación pero poco poder defensivo y ofensivo.

Sin embargo, pese a la paradoja, el grupo de Aragonés ha marcado en los dos últimos partidos ante Dinamarca y Suecia un total de seis goles y sólo ha encajado uno. Ambos partidos eran vitales para acudir a la Eurocopa y desde la solidez en la línea del mediocampo se sentaron las bases para las victorias.

Luis comenzó el camino hacia Austria y Suiza con el clásico 4-4-2, en el que el valencianista David Villa y el jugador del Liverpool Fernando Torres se convirtieron en los dos puntas de referencia de España.

El 4-1-4-1 ha dado resultado

En el partido ante Dinamarca del pasado 13 de octubre Aragonés no pudo contar con ninguno de los dos delanteros, que fueron baja por lesión, y decidió cambiar el dibujo sobre el césped. Ese día expuso un 4-1-4-1, con cuatro defensas (Ramos, Albiol, Marchena y Capdevila), un medio centro defensivo por delante (Albelda), cuatro centrocampistas (Joaquín, Xavi, Cesc e Iniesta) y un solo punta (Tamudo).

Era un partido a vida o muerte en el que una derrota hubiese dejado a España con pie y medio fuera de la Eurocopa. Pero el experimento le salió perfecto a Aragonés. La selección hizo el mejor partido de la fase previa, venció 1-3 y dio un paso de gigante para lograr el billete definitivo un mes después.

En ese encuentro Sergio Ramos anotó el que, posiblemente, ha sido el tanto más bonito de la "roja" en los últimos tiempos. Ramos concluyó una magnífica jugada de elaboración de España, cuyos jugadores encadenaron una larguísima serie de pases consecutivos hasta que el lateral del Real Madrid empujó el balón a la red de forma sutil, levantando la bola por encima del portero.

Ayer, Iniesta anotó un tanto de similar factura, el que suponía el 2-0 en el Santiago Bernabéu. El balón salió de las manos de Casillas para que la selección tocara y tocara hasta que Capdevila se internó hasta la línea de fondo, metió el pase atrás y del jugador del Barça la clavara por la escuadra.

El dibujo ante Suecia fue el mismo, pero los centrocampistas fueron Iniesta, Xavi, Cesc y Silva, con David Villa como única punta. Suecia no olió el balón. Iker Casillas no tuvo que hacer ninguna intervención.

Es verdad que la plantilla conformada por Aragonés posee jugadores de calidad contrastada para jugar de esa forma. Xavi, Iniesta, Cesc y Silva son un lujo para la selección, pero también es cierto que durante muchos minutos ante Suecia el toque fue poco productivo. No había llegada y era complicado conectar con Villa.

Y cuando esté Torres, ¿qué hacemos?

Ante los nórdicos no estaba Fernando Torres, ausente de la convocatoria al estar convaleciente de una lesión, pero el ‘9’ del Liverpool si estará en la Eurocopa y será entonces cuando se plantee la duda de alinear a uno o dos puntas.

Lo que tiene claro Aragonés es que desde el centro del campo tiene que arrancar la fortaleza de España. No tenemos la mejor defensa del mundo y la delantera es una posición de rachas. Sin embargo, pocas selecciones tienen el manejo de balón de los centrocampistas españoles.

Esto supone que la posesión del balón está garantizada, lo que hace sufrir menos a la defensa y lo que facilita la llegada de balones a los delanteros. A partir de ahí, la pegada desde media distancia y la llegada al área tanto de defensas como de mediocentros son dos opciones que puede explotar España y que ya le ha dado buenos frutos.

La duda que se abre ahora es cuando Torres recupere su nivel de juego y Aragonés lo incluya en su lista. Se volverá al debate de jugar con uno o dos delanteros. Teniendo en cuenta que Albelda es casi inamovible, uno de los ‘jugones’ (Xavi, Iniesta o Cesc) se caería del once inicial.