Archivo de Público
Domingo, 21 de Diciembre de 2008

Las cuchillas del Atlético

La pegada rojiblanca da la victoria ante el Espanyol (2-3) con apariciones clave de sus puntas

ALBERTO CABELLO ·21/12/2008 - 00:10h

ZUERAS - Agüero se escapa con el balón ante la presencia de dos defensores del Espanyol, ayer.

El Atlético de Madrid carece y presume. Alardea de una picadura mortal en los últimos metros, pero le falta captar algunos conceptos que permitirían rematar los partidos con más autoridad. El Atleti de Aguirre se entrecorta. Hay momentos en los que pierde toda la cobertura y queda a merced del contrario. Luego, reaparece para crear una ocasión clara de gol.

El Espanyol supo levantarse después de un gol muy tempranero para pelear por un partido que se decantó por las cuchillas que el Atlético tiene arriba.

El Kun peleó por tres veces por una pelota en el área y tuvo recompensa

Así fue el partido ante los blanquiazules. Una tapa de autoridad, seguida de una ración de dominio claro del contrario. Es el rojiblanco un equipo que es extremadamente distinto cuando juega con el empate a cuando se pone por delante del marcador. Esta actitud es capaz de equilibrar partidos que comienzan con una pinta estupenda.

Primer golpe del Kun

Así comenzó el encuentro en el Lluis Companys. El Kun no necesita demasiado espacio ni tiempo para darle un revolcón al partido. El primer uno contra uno que tuvo con Pareja le bastó para colarse dentro del área y poner un centro con aroma de peligro. Assunçao no conectó con el balón, pero todavía quedaba Maxi por llegar a tomar contacto con la pelota y batir a Kameni.

El Atlético le dio metros al rival y estuvo a su merced un buen tramo

Cada vez que el Atlético se planta en los últimos 30 metros, garantiza casi todas sus posesiones una oportunidad. Ahí está su fuerza, lo que puede marcar su éxito: la pegada.

Si da un paso atrás y le entra la tontuna, se complica el resultado. Nada más recibir el gol, el Espanyol le metió más carbón a la caldera. Aunque la ausencia de Iván de la Peña deja sin arquitecto al equipo, Coro, Moisés y Ángel si que tienen recorrido para llegar hasta arriba. Otro de los problemas de los rojiblancos es que la defensa tiene lapsus que ayer no fueron decisivos por las buenas intervenciones de Leo Franco. Pablo e Heitinga están abonados a alguna pifia por partido, que ayer no fue dramática por su portero.

Reacción local

Mané se ha encontrado con un equipo en situación delicada y sin sus dos buques insignias: De la Peña y Tamudo. A pesar de este handicap, fue capaz de hacerle mucho daño a los madrileños. Y es que el Atlético se lo hizo todo más fácil. Cedió terreno y propició las llegadas peligrosas.

Callejón tuvo dos llegadas al área que solucionó con acierto el guardameta argentino. El partido servía en ese momento la ración de dominio del Espanyol, pero de muy pocos ingredientes sacó el Kun el segundo plato exquisito de la noche. Le robó la cartera a Jarque y luego le desnudó con un caño. Desequilibrado, casi acierta a marcar en el mano a mano con Kameni. Son las pequeñas pinceladas de un equipo que tiene potencial, al menos delante, para algo más.

El tercer bocadito del Kun fue a los 20 segundos del segundo tiempo. Envió muy arriba un pase de Maniche sólo ante el portero camerunés. Fue sólo un chispazo.

El Espanyol buscó el gol con más ambición y tuvo premio. Sergio Sánchez se aprovechó de un boquete en el lado izquierdo de la zaga atlética para marcar de un gran chut.

Otra vez el Atlético se hizo largo, le puso más velocidad al partido. La gran duda que deja este equipo es de que sería capaz si mantuviera esta actitud independientemente del marcador. Sinama tuvo el gol en un uno contra uno. Al rato, le puso un buen balón al Kun que no paró hasta marcar. Un gol por narices.