Archivo de Público
Sábado, 20 de Diciembre de 2008

El poderoso recorrido de la banda zurda

La Real se engancha a la lucha por el ascenso tras derrotar al Salamanca (1-0)

PÚBLICO ·20/12/2008 - 23:00h

humberto bilbao - Los jugadores de la Real celebran el gol del triunfo ante el Salamanca.

A más de uno le apremiaban las prisas, y decidieron irse de vacaciones antes de tiempo. Al margen del hecho de que el grueso de la jornada de la Liga Adelante se anticipara al sábado, algunos jugadores vieron el camino de los vestuarios antes de la hora, y eso lo notaron sus equipos.

Decía el mítico Helenio Herrera que se jugaba mejor con diez que con once. Y aunque el Hércules, que acabó con uno menos, hiciera bueno este aserto, la realidad del actual fútbol, más profesionalizado, lo desmiente por lo general. El Salamanca y el Rayo Vallecano terminaron sus respectivos partidos con diez hombres sobre el césped. El Córdoba, incluso, lo hizo con nueve. Todos ellos acabaron perdiendo sus compromisos.

Pedro Botelho es el lateral izquierdo del Salamanca. O lo que es lo mismo, lo que algunos llaman ahora un carrilero. A sus 19 años puede decirse que es el amo de su banda. Hay que reconocer que es difícil encontrar zurdos de garantías. Los hay, pero con cuentagotas. En el Rayo hay otro que dobla en edad al anterior. Se trata de Llorens. El ex jugador del Atlético, entre otros equipos, va ya camino de los 40, pero parece incombustible.

En el caso del brasileño en las filas salmantinas, ayer se fue a la ducha antes de tiempo, y su equipo perdió. Era algo que podía ocurrir al margen de la expulsión. Jugar contra la Real, y en su campo, tiene esas cosas. El epicentro futbolístico estaba situado en San Sebastián, donde se jugaba algo más que un partido. Los donostiarras debían batirse en el césped de Anoeta con la única intención de enlazar con los puestos de arriba. Y sin solución de continuidad, debía celebrarse una Junta General de Accionistas para tratar una moción de censura contra la actual directiva.

En el plano deportivo, la visita del líder Salamanca se producía con el demoledor dato de que los charros jamás habían conseguido ganar en la capital guipuzcoana. Tendrán que esperar un año más. Las importantes ausencias de Quique Martín, Catalá y Salva Sevilla eran razones suficientes para dudar. Son jugadores de suficiente peso como para no notarse. Aún así, los salmantinos hicieron gala del estilo Amaral, hasta la expulsión de Pedro Botelho. Su ausencia durante toda la segunda mitad era darle mucha ventaja a una Real a la que no le faltan ganas. Con el partido ya cumplido, la victoria local hacía justicia a las mayores ocasiones creadas.

Diamé, la perla negra

Otro que vio más pronto de lo previsto el túnel de vestuarios fue el rayista Diamé. En tan solo cuatro meses se ha convertido en un jugador indispensable. Algunos se permiten la ligereza de apodarle Diamessi. Hay evidentes diferencias. Pero dicho eso, su presencia en la medular es toda una garantía. Su enorme despliegue físico se está viendo enriquecido, día a día, por una gran soltura y desparpajo a la hora de jugar el balón. Y eso lo están viendo equipos como el Betis, el Rácing y el mismísimo Real Madrid Desde luego, no es lo mismo jugar sin él. Y el Rayo, que llevaba 17 años sin ganar en Elche, ayer sucumbió en el tramo final del partido, con la perla negra acicalándose en el vestuario.

Con el Zaragoza en plan local y ante un débil y hundido Alicante, lo más llamativo fue el regreso al gol de Oliveira, después de seis jornadas de absoluta sequía. Que Ewerthon siga marcando ya no es noticia. Y otro que viene presentando sus credenciales es el Hércules, que cierra el año en puestos de ascenso después de acabar ganando al Huesca.