Archivo de Público
Sábado, 20 de Diciembre de 2008

IU dice tener pruebas de que los vuelos de la CIA llevaban presos

Sostiene que por lo menos trasladaron a 47 talibanes en dos escalas en España

JUANMA ROMERO / ÁNGELES VÁZQUEZ ·20/12/2008 - 07:30h

EFE - Foto de archivo de Camp Justice, en la base militar estadounidense de Guantánamo (Cuba).

El Gobierno no juega con todas las cartas a la vista con los vuelos ilegales de la CIA. Así lo cree Gaspar Llamazares: “O el Ejecutivo no tiene toda la información o proporciona una versión sesgada”.

No fue esta una mera declaración retórica del portavoz de Izquierda Unida formulada ayer en el Congreso. La sustentó en “pruebas”. Porque obra en poder de la federación un informe que recoge la identidad pormenorizada de 47 islamistas detenidos “ilegalmente” y llevados a Guantánamo en 2002 en dos vuelos distintos.

IU hace hincapié en el  avión C-17, que partió de la base de Rota (Cádiz) a Cuba el 28 de octubre de 2002 con 24 presos. Se trata del vuelo con indicativo RCH 319Y, cuya existencia ha sido reconocida por el propio Gobierno. El Ministerio de Defensa así se lo confirmó en septiembre a Ismael Moreno, el juez de la Audiencia Nacional que investiga el caso.

La documentación “desmiente” con rotundidad, remachó Llamazares, al titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que el pasado día 10 aseguró en el Congreso que el Gobierno de José María Aznar había autorizado el paso de vuelos militares norteamericanos por España, pero que en ninguno de ellos hubo “traslado de prisioneros talibanes o de Al Qaeda”.

De los 24 presos que viajaban en el C-17 desde Turquía a Guantánamo, con escala en Rota, 14 habían nacido en Afganistán; tres, en Yemen; dos, en Pakistán, y los otros cuatro, en Reino Unido, Rusia, Uganda y Canadá. Así consta en la información aportada por IU. La coalición, que está personada en la causa abierta en la Audiencia, ya la adjuntó en 2007, pero quiso hacerla pública ayer, tras comprobar “el intento del Gobierno de pasar página a los aviones de la tortura”. Fuentes jurídicas revelaron a Público que IU elaboró su informe cruzando sus datos con los recogidos por despachos de abogados británicos y estadounidenses, los que más han buceado en los vuelos de la CIA.

Llamazares cree que el Gobierno debe responder por un «delito» del que fue cómplice Aznar

La federación también entregó a la prensa la lista de los 23 presuntos detenidos en otro avión de la vergüenza. Es el C-141 (indicativo RCH 7502), que operó el 11 de enero de 2002. Moratinos afirmó en su comparecencia que “nunca pasó por Morón de la Frontera ese vuelo”, tan sólo cruzó el espacio aéreo español. EEUU trasladó en la aeronave, siempre según IU, a siete yemeníes, seis afganos y cinco saudíes. Los otros cinco procedían de Emiratos Árabes Unidos, Uganda, Túnez, Kuwait y Australia.

En ambos listados se consigna el nombre del preso, su fecha de nacimiento y el número que le fue asignado en la cárcel de Guantánamo. Aparte del RCH 7502 y del RCH 319Y, IU añade los datos mínimos de otros 10 vuelos, aunque de ellos sólo se apunta el objetivo: el traslado de talibanes detenidos.

Que se adjunten las notas

El Gobierno, sostuvo Llamazares, debe responder por un “delito” del que fue “cómplice” Aznar y que el PSOE “ha escurrido hacia otro lado”.

También piden cuentas las acusaciones populares. Todas ellas reclamaron ayer al juez Moreno que incorpore a la causa la documentación procedente de Exteriores y de Defensa que ha trascendido en los últimos días.

 

NUEVAS PETICIONES
Piden que declaren responsables políticos

Siete testigos // Las acusaciones personadas en la causa abierta en la Audiencia Nacional por los vuelos a Guantánamo solicitarán al juez que declaren siete testigos.

Un ex secretario de Estado // Así, piden el testimonio del ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores Miquel Nadal y del ex secretario general de Política de Defensa, Javier Jiménez-Ugarte.

Jefe de Gabinete de Aznar // También quieren que declare el jefe de Gabinete de Política Exterior con José María Aznar, Ramón Gil-Casares, y los responsables del Comité Permanente Hispano-Norteamericano y de América del Norte de Asuntos Exteriores.