Archivo de Público
Sábado, 20 de Diciembre de 2008

El vicepresidente canario se explaya en un acto: "Aquí, sorteando hijos de puta"

Un ex directivo de Anfi declara ante la magistrada que instruye el caso salmón que Soria recibía trato de favor en los complejos turísticos del ya fallecido empresario noruego Björn Lyng

PAZ BERNAL ·20/12/2008 - 08:00h

PAZ BERNAL - José Manuel Soria.

El vicepresidente de Canarias y líder del PP en el archipiélago, José Manuel Soria, recibía un trato de favor en los complejos turísticos del ya fallecido empresario noruego Björn Lyng, propietario del grupo Anfi. Eso, al menos, es lo que, ante la magistrada que instruye el caso salmón, aseguró el jueves el ex director general de Anfi del Mar, Calvin Lucock. Ese mismo día, Soria se dio a sí mismo rienda suelta y, en el cóctel navideño de los empresarios canarios, espetó lo siguiente al directivo de un grupo de comunicación que acababa de preguntarle cómo estaba: "Aquí, sorteando hijos de puta".

Horas antes, Lucock, testigo propuesto por el denunciante del caso, el periodista Carlos Sosa, explicó que ningún otro particular tenía acceso al alquiler de un apartamento en Anfi de Mar porque la urbanización sólo estaba a disposición de los propietarios. Lucock no pudo confirmar si el entonces presidente del Cabildo de Gran Canaria pagaba sus vacaciones.

Soria y su actual número dos en el PP, el parlamentario regional Manuel Fernández, están imputados por presunta prevaricación y cohecho por haber beneficiado, supuestamente, al grupo Anfi.

Dos meses antes de que el Cabildo de Gran Canaria aprobara un informe favorable a incrementar el número de camas de esta urbanización mediante la declaración del proyecto como de interés general, Soria viajó a Noruega invitado por el dueño de Anfi. Y Fernández estaba comprometido por contrato a lograr licencias para ese mismo grupo.