Archivo de Público
Domingo, 18 de Noviembre de 2007

Zapatero advierte que las elecciones de 2008 son "decisivas" para el liderazgo de España

EFE ·18/11/2007 - 16:11h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su intervención hoy en Málaga en un acto del PSOE dentro de la campaña de explicación de la gestión del Ejecutivo.

El líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha advertido hoy de que, si las elecciones de 2004 fueron importantes, las de marzo de 2008 son "decisivas" para el liderazgo de España en el inicio del siglo XXI, y ha defendido su política de diálogo para resolver conflictos, frente a la "prepotencia"

En un mitin organizado por el PSOE en Málaga, junto al presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, el secretario general de los socialistas ha repasado la gestión del Gobierno ante los recientes problemas registrados con Chad y Venezuela.

A su juicio, "la prepotencia y la pretendida superioridad agudiza los conflictos", mientras que el respeto y el diálogo es el camino para arreglarlos.

En ese contexto, ha calificado a Miguel Ángel Moratinos de "gran ministro" y ha aprovechado también la presencia en el acto de Magdalena Álvarez, diputada por Málaga, para defender su gestión.

"Esta ministra de Fomento va a ser la ministra de toda la democracia que más kilómetros de alta velocidad y de autovía ha realizado"; "quien no hace obras no tiene problemas", ha destacado el jefe del Ejecutivo.

Tras elogiar la política social de su Gobierno y la buena marcha de la economía, Zapatero ha asegurado que esta legislatura ha sido "sólo el principio", y, parafraseando a Chaves, ha animado a los militantes socialistas a trabajar, porque "lo mejor está por venir y el mejor resultado también está por venir".

Ha centrado buena parte de su intervención en la defensa del diálogo, "la esencia de la convivencia democrática" y la "seña de identidad" del Gobierno de un país que es, ha dicho, "una potencia en el mundo que practica el respeto y que hace que los demás nos respeten".

En el Chad, según sus palabras, el Ejecutivo trabajó "con serenidad y con discreción"; "ofrecimos respeto y obtuvimos justicia para que los españoles pudieran regresar a España".

Zapatero ha criticado así la actitud de quienes, antes de que terminara la acción diplomática, "ya se rasgaron las vestiduras, ya nos descalificaron e incluso decían que se sentían humillados, porque usábamos el diálogo y el respeto con un país mucho más pobre que nosotros".

Ante Venezuela, según el líder socialista, el Gobierno actuó con los mismos principios al pedir al presidente venezolano, Hugo Chávez, respeto para el ex presidente José María Aznar.

"Esa es mi forma de ser patriota, ese es para mi el auténtico patriotismo; y espero que sirva de lección para que entre españoles, entre los representantes políticos, fuera de España no haya ni un ataque, ni una descalificación ni a nuestro país ni a ningún dirigente de nuestro país", ha manifestado.

No comparte las ideas de Aznar, pero ambos, ha dicho, "compartimos la democracia, compartimos España y a él le votaron millones de españoles para ser presidente del Gobierno".

En el ámbito económico, Zapatero ha recordado las huelgas que viven otros países europeos y ha presentado esta legislatura como el tiempo de mayor paz social de la democracia, otro logro, a su juicio, del diálogo.

De cara a la próxima legislatura, ha recordado su promesas de aumentar hasta los 800 euros el salario mínimo interprofesional y de seguir incrementando las pensiones y ha situado la educación de los niños de 0 a 3 años como objetivo principal.

Zapatero ha elogiado la evolución registrada por Andalucía en los últimos 25 años y se ha mostrado convencido de que el Gobierno ha "cumplido con la palabra dada" en la Comunidad Autónoma y en Málaga, a donde llegará el tren de alta velocidad el próximo 23 de diciembre.

Tanto la ministra de Fomento como el presidente de la Junta han animado a los militantes a realizar un "último esfuerzo" antes las elecciones del 9 de marzo, dando por hecho que se celebrarán el mismo día las autonómicas andaluzas y las generales.

Al hablar de su trabajo, Álvarez ha revelado que le consuela recordar "la campaña despiadada" que sufrió Indalecio Prieto por parte de la derecha española y ha garantizado que, aunque ella no tiene su estatura política, sí tiene la fuerza de voluntad y la firmeza de los socialistas.

"Antes partía que doblá", ha subrayado con acento malagueño entre los aplausos.